ROSA LIÑARES

A finales de octubre Isabel volvió a subirse a un avión rumbo a París, pero esta vez muy bien acompañada. Cuando estaban en el aeropuerto, esperando para embarcar, no pudo evitar recordar la primera vez que le había visto. Había sido allí mismo. Recordó la escena del guante, como si se tratase de una película. En esta ocasión no los llevaba puestos, porque aún no hacía frío, pero estaban guardados en su maleta dispuestos a abrigar sus manos en cuanto hiciese falta; ese era su cometido, aunque habían servido para otro mucho más importante: presentarle al (segundo) hombre de su vida. Guantes habría muchos… hombres como Laurent, pocos.
La noticia de su decisión de irse a vivir con él a Francia había sido acogida de distintos modos. Charo estaba contentísima de que su amiga tomase las riendas de su vida y viviese ese amor con toda la pasión que merecía. Por supuesto que la iba a echar de menos, pero hoy en día podían mantenerse en contacto diariamente, así que la distancia no parecía tanta; y podría ir a visitarla cuando quisiese, porque ella tampoco tenía ataduras.
A Sandra fue a la que menos gracia le hizo la idea. Por un momento, Isa pensó que le preocupaba solo porque ya no tendría la niñera dispuesta para Raúl cuando ella quisiese; luego se amonestó a sí misma por pensar eso de su hija. En realidad, sabía que se preocupaba por ella, que la quería y la iba a echar de menos también.
El único que ganaba algo con esta mudanza de Isabel era Sergio. Él seguiría viviendo en el piso de su madre y ya no tendría que molestarse en buscar otra vivienda de alquiler (como era su intención al principio). Ella se lo había pedido. No quería dejar el piso vacío y ya que hasta ahora había aguantado en casa viviendo con ella, qué necesidad había de que se fuese ahora. Sería una tontería.
La única que no pudo despedirse de ella fue Susana. Isabel seguía sin hablarle. Y si la distancia entre ellas, aún estando cerca, se había hecho enorme en las últimas semanas, ahora parecía insalvable.
http://www.lallavedelaspalabras.wordpress.com

Un comentario sobre “Otra vida (55)

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s