CAPITÁNTRUENO

Capítulo 7

Julia sabía lo que tenía que hacer para que Andrés se quitara la coraza.
Sabía exprimir sus armas. Y las exprimió.
Se acercó a Andrés, que sentado al borde de la hamaca, la miraba.
Julia se sentó a su lado, y jugueteó, con los botones de la camisa.
Andrés se dejaba hacer, ella desabrochó la camisa, se la quitó y le empujó hacia atrás.
Se colocó a su lado tumbada, y mientras le besaba con dulzura, le desabrochaba el pantalón y hundía su mano bajo el slip.
Andrés se dejaba hacer. Ni se movía. Se dejaba llevar.
Julia, comenzó a pasar su lengua por el lóbulo de la oreja, el cuello. El pecho. Se entretuvo jugueteando con sus pezones y continuo camino hacía el ombligo.
Al llegar al ombligo, mientras giraba la lengua y dejaba la saliva sobre él. Comenzó a sacar los pantalones, la erección de Andrés era evidente.
Julia se puso de pie. Tiró de Andrés, que terminando de quitarse los pantalones, se levantó y la abrazó.
Sentía los pezones duros de Julia, a través del sostén. Julia le besaba con ansia, le babeaba la boca, entrelazaba la lengua con la de él, y luego le lamía los labios.
Al borde la cama. Julia le hizo una indicación para que se tumbara. Una vez estuvo Andrés en la cama, Julia se colocó sobre él. A horcajadas, frotaba su coñito envuelto en las braguitas contra su polla. Se quitó el sujetador, se inclinó sobre Andrés y repitió la operación lamida. Desde la cara hasta el ombligo, pero no paro ahí. Le saco el rabo, tiró del slip, y engulló completamente la polla de Andrés. No le entraba entera, lo intentaba, y los dientes rozaban el tallo duro de él. Andrés la agarró la cabeza con las dos manos y tiro suavemente de ella, indicándole que no fuera tan fuerte. Ella lo entendió, y comenzó a lamer el tronco, el capullo, otra vez el tronco. Bajaba a los huevos y volvía a subir. Le iba dejando un reguero de babas. Le levantó las piernas, y se dirigió a su agujerito negro. Lo chupaba, lo babeaba, intentaba meter la lengua. Lo volvía a chupar. Y acercó su dedo, lo chupó y comenzó a meterlo. Andrés suspiraba, eso era algo que Julia le hacía a la perfección. Julia, metía el dedo, lo sacaba, lo metía, hacia círculos en su interior, lo sacaba, lo metía y hacía fuerza dentro, tocaba la pared interior que separaba su ano de la base de su polla. Mientras con la otra mano, rodeando todo el tronco lo subía y bajaba. A la par que sus labios rodeaban el capullo. Entraba y salía de la boca, notaba sus labios en el capullo, su mano en la polla y un dedo hurgando en la base de su polla desde dentro. Era una sensación maravillosa.
Pero hoy él quería más, no quería una mamada, quería follarla.
La empujó hacia atrás, la atrajo a su cara y la beso con violencia.
Mientras la abrazaba, la giró en la cama. Le bajó las bragas, hundió su cabeza allí dentro. Estaba empapada, y saboreo su humedad, pero no quería perder tiempo. Quería follarla. Quería metérsela. Necesitaba metérsela.
La miró, ella le miraba con esa mirada lasciva que le ponía cachondo, salido, alterado.
Y sin miramientos, hundió la polla en aquel coño caliente. Julia dio un grito, un suspiro, un gemido. Y Andrés comenzó una follada frenética, un mete saca con fuerza. La metía hasta dentro y la sacaba casi entera, para volver a empujar con fuerza. Julia gemía, gozaba, y gritaba que la follara más, más, más. Andrés empujaba con violencia, alzaba las piernas de ella, las sujetaba con los brazos mientras mantenía las manos a los lados de su culo en cama. En esa postura entraba hasta dentro.
Julia estaba gozando como hacía tiempo que no lo hacía.
-En el culo
-¿Quieres culo guarra?
-Dámela en el culo
-Pídemelo zorra. ¡Qué quieres?
-Que me la metas en el culo, vamos, Métela
-Quieres que te dé por culo. Que guarra eres.
-SIIII, Soy una guarra, pero métela ya. METELAAA

Andrés sacó la polla del coñito jugoso de Julia, y le metió dos dedos en el coño. Cuando los tenía muy pringados de su flujo. Los metió en el culo de Julia, despacio, dilatando y mojando.
Colocó el rabo en la entrada, y despacio, comenzó a empujar. El capullo se perdió dentro de aquel agujero. Espero a que se adaptara, a que se acostumbrara a aquel capullo gordo y cuando noto que Julia relajaba la respiración, empujo otro poco. Otro poco. Media polla dentro. La respiración acelerada, nueva pausa.
Cuando noto la relajación, volvió a empujar. Ya no hubo paradas. Cuando la polla estuvo entera dentro del culo de Julia. Andar comenzó a sacarla y a meterla. Primero despacio, después más deprisa.
Julia tenia las piernas abiertas, levantados sobre los brazos de Andrés, el culo levantado y toda lo polla dentro. Quería girarse, pero Andrés la sujetaba.
Los golpes de cadera de Andrés cada vez eran más violentos, y los gritos de Julia cada vez más altos.
-Me voy a correr Julia, Me voy a correr
-Lléname el culo cabrón
-Toma, Tomaaa
-Así Cabrón, dámelo, dámelo

Y en mitad de un grito de ella, Andrés comenzó a descargar. Fueron varios chorros intensos de semen espeso y caliente que llenaron el culo de Julia.
Le soltó las piernas y se dejó caer sobre ella. Sin sacarla. Notaba como se apretaban las paredes de su culito a su polla. Notaba las pulsaciones.
Y la sacó. Un hilillo de leche se derramó. Y Andrés se levantó de la cama.
Mientras Julia, con los ojos cerrados, relajaba la respiración. Estaba sudada. Ella siempre tan mona y tan bien puesta. Y estaba allí tirada en la cama, sudada, con el culo lleno de semen, con el coño chorreando…
Andrés buscó el tabaco, Salió a la terraza, desde alrededor era imposible verles. Desnudo como estaba, se apoyó en la barandilla y encendió el cigarro.
Cerró los ojos, mientras notaba el viento fresco en la cara.
Había vuelto a caer. Otra vez se había follado a Julia, hacía años que se había prometido a sí mismo no caer en esa tentación.
Pero había vuelto a caer. Sería el estrés. Sería…. Sería nada. Te la has follado otra vez porque no puedes tener la polla quieta. Su mente le despajaba las dudas. No podía dejar de follar un buen coño cuando lo veía. Eso no saldría bien.
Julia salió a la gran terrazo, le abrazo por detrás. Y le dijo:
-Te quiero Andrés
-No Julia, quieres mi polla
-No, Te quiero Andrés, Te quiero a ti.
-Sabes que solo me quieres para follar.
-Para follar tengo a quien quiera. Te quiero. Mucho
-Me tengo que ir.

Un comentario sobre “El sonido del agua (7)

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s