MOISÉS ESTÉVEZ

Los padres de Tomás insistían en recuperar al estúpido de su hijo.
Siempre lo había sido, pero era su hijo. Su actitud distaba considerablemente
de lo que hubiese sido normal para un chico de su edad, parecía incluso que la
semilla en su nacimiento la había plantado el mismísimo diablo, por lo que
estúpido, no dejaba de ser un gran eufemismo. Hacía daño a todos, no se
llevaba con nadie, pero aquel fatídico accidente, en el que primero la
conciencia, y más tarde la memoria, ambas perdidas por el fuerte trauma,
podría brindarles una segunda oportunidad vital y necesaria…

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s