ISA HDEZ

No importaba el momento del día que precisara de su compañía, siempre estaba dispuesta para la ayuda precisa, aunque fuera el silencio, o la cercanía, pero estaba. Ella era muy importante en su existencia, y, vivía adentro en su ser con toda la esencia tal cual era, sin tapujos ni máscaras; solo necesitaba su presencia y el mundo cambiaba. Tenía la cualidad necesaria para hacerla mágica y la premura del ave que entona su canto en el instante señero. La prisa de su respuesta la hacía única y siempre en los momentos de presteza la acompañaba la risa o la carcajada, tan viva como el cantor. Pocas personas podían allegarse adentro de la amiga fiel. Son esos minuciosos trazos los que la acercaban a ella, porque a la vez la hacían grande, y su corazón albergaba la honestidad inmensa de la sabiduría. Derramaba ansias de hospedar todas las almas desoladas y llevarlas a un mundo de fantasías, sueños y colores, para darles calidez humana y sonrisas olvidadas, y, siempre topaba con los muros de la vida que le impedían avanzar hacia esa utopía que todos veían menos ella. Creía que todo lo enredaban para impedirle perpetrar los deseos infinitos que albergaba en su mente. Deseaba encontrar el camino para que recibiera su merecida recompensa, en su pensamiento lo había ganado. Y, andaba buscando el trofeo que sin tardanza encontraría en algún lugar del universo, donde habitan todas las quimeras de la realidad de su infinito imaginario de la esperanza. ©

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s