MOISÉS ESTÉVEZ

Sentados en la terraza de un bar en los alrededores de la plaza de
Oriente, disfrutaban de una agradable brisa y unos vinos.
Desde que salieron del Reina Sofía y después de la reflexión expresada
por Vincent en voz alta con respecto a su trabajo, apenas si habían cruzado un
par de frases.
– No sé a lo que te dedicas, tampoco me importa, aunque siento cierta
curiosidad, sobretodo al pensar lo que harás a partir de ahora. Sea lo que sea,
cuenta conmigo…

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s