ROSA LIÑARES

-He vivido casi cuarenta años de mi vida engañada- se lamentó Isabel – Yo pensaba que Ramón era un gran hombre y resulta que era un cabrón.
-No digas eso, Isa. Claro que era un buen hombre. Y tienes la prueba. Te dio todo su amor.
-Me engañaba. Jugaba a dos bandas. Mientras hacía que me enamorase de él como una tonta, se estaba acostando con otra mujer.
-Sabes que no es exactamente así. Él se enamoró de ti y cuando se dio cuenta, quiso ser justo. No quería hacer daño a nadie.
-Sí, pero dejó a aquella mujer sola teniendo un hijo suyo en su vientre. Los hombres que hacen eso son mezquinos. Si yo hubiese sabido que había una mujer embarazada de Ramón, no me hubiese casado con él. ¿Cómo pudo vivir tan tranquilo con eso en su conciencia?
-Bueno, por lo que ha dicho Susana, fue su madre la que tomó la drástica decisión. Él se ofreció a hacerse cargo de ese bebé. Incluso hubiese renunciado a ti. No se lo puedes reprochar. Hizo las cosas lo mejor que pudo y supo. A saber lo que habrá tenido que lidiar consigo mismo todos estos años, con esa verdad oculta. Claro que tú no lo sabías y no sufrías por ello, pero ¿quién te dice que él no sufría en silencio? Seguramente sí. Pero la vida a veces nos lleva a alguna encrucijada y no nos queda más remedio que decidir cómo resolver la situación con el menor daño posible.
Charo entendía a su amiga; la noticia no era fácil de digerir, pero también entendía a Ramón. Ella no era quién de decidir si su comportamiento había sido el más correcto. No podía juzgarlo. Pero estaba segura de que aquella decisión había marcado su vida para siempre. Aunque su elección fuese la buena, porque la vida que tuvo al lado de
Isabel y sus hijos había sido maravillosa, suponía que siempre habría tenido esa espinita clavada.
Por el rostro de Isabel resbalaban silenciosas lágrimas. Se había incorporado en la cama. Charo había subido la persiana y ahora la habitación estaba iluminada y su amiga parecía un poco más viva. Al menos se había animado a hablar, que ya era mucho en esos momentos…
http://www.lallavedelaspalabras.wordpress.com

Un comentario sobre “Otra vida (48)

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s