CAPITÁNTRUENO

Capitulo 3

Aquella noche, ya en su casa, Raquel repasaba mentalmente lo ocurrido durante la comida.
No había vuelto a hablar con Andrés desde entonces, no sabía si habría entrado algún mensaje más. Aunque sabía de sobra que si hubiera entrado, él la habría avisado. En eso habían quedado.
Estaba tumbada en el sofá, con la música puesta, música clásica que la relajaba. Tenía encendida la lamparita pequeña de la mesita del rincón, lo que daba a la estancia una agradable armonía, una calidez que ella apreciaba.
Estaba degustando una copa de vino. Y pensando, pensando mucho.
Raquel estaba soltera, nunca había tenido una relación seria y ya estaba convencida de que a esas alturas del partido, seguiría así. Algún hombre había compartido su vida, pero siempre pocos meses, nunca más de un año. Ella estaba enamorada, desde siempre, de Andrés. Sabía que Andrés tenía su vida, y que nunca la cambiaría por ella.
De hecho, la vida de Andrés, en gran medida, era culpa suya.
Ella le recomendó continuar la relación con Elena, cuando después de que Andrés y Elena se conocieran a él le surgieron las dudas sobre aquella relación de pareja.
Ella fue la primera en saber que se casaban, y también fue la primera en enterarse de que iba a ser “tía”
Elena siempre acepto la relación de Andrés con Raquel, claro, que nunca se enteró de los escarceos amorosos, de las escapadas esporádicas de fin de semana. Elena no tenía ni la más remota idea de los polvos que ellos echaban, cada vez más espaciados en el tiempo, pero también más intensos.
Raquel estaba sumida en sus pensamientos, cuando se dio cuenta de que, inconscientemente, su mano estaba sobre sus braguita de encaje blanca, y un dedo juguetón, había apartado la goma de la misma. Su dedo correteaba por sus labios vaginales, y paraba de vez en cuando sobre el clítoris. Ella, sin saber cómo, se estaba tocando, ¿en qué momento empezó?, daba igual, ahora ya no podía parar.
Dejó la copa de vino, que tenía en la otra mano, sobre la mesa, y se quitó las braguitas, se quitó también la camiseta y desnuda se estiró en el sofá. No era la primera vez, pero hoy le parecía distinto. Comenzó a tocarse, ahora más fuerte, con más presión. Y pensaba. Pensaba en Andrés, en las ganas que tenia de follar con él. En las ganas de sentirle dentro, como tantas veces.
Tenía el coño húmedo, demasiado húmedo. Tenía muchas ganas de satisfacer sus deseos. Se acariciaba el coñito, y se pellizcaba un pezón. Necesitaba algo más.
Cogió su móvil, y mando un mensaje:
-Mañana, creo que no podré ir a comer.
Era el mensaje en clave, el mensaje para no levantar sospechas. Era la señal de: “necesito hablar contigo”
-¿Estas bien Raquel?
-Estoy muy bien. Te necesito
-Me necesitas?
-Estoy, mmm, ¿cómo explicártelo? ¿Puedes?

-Claro, Para ti siempre puedo, espera
Andrés siempre sabía cómo buscar tiempo, como hacer que una conversación con Raquel no levantara sospechas en Elena.
-Ya estoy, Elena está dormida en el sofá. Me he subido al baño.
-Estoy desnuda.
-Ummm, mándame una foto

-Mejor esto.
Y la señal de video llamada se iluminó. Andrés apretó descolgar y allí estaba Raquel. Su Raquel.
-Joder Que buena estas
-Y que cachonda, no sé qué me pasa
-Uff tócate que lo vea
-Mira, le enseñaba un dedo húmedo del que colgaban deliciosas babillas de su coño
-Me la estas poniendo dura.
-Enséñamela

Y Andrés se bajó el pantalón del pijama que llevaba puesto y le mostró la polla, perfectamente dura, firme, arrogante.
-Mira Raquel, como me has puesto.
-Tócate. Menéatela para mí.

Mientras Raquel hablaba, su mano ya no rozaba, tenía dos dedos dentro y los metía y sacaba.
-Andrés, mira como me toco el coño. Me estas follando
Andrés por su parte, tenía la polla en la mano, y la agitaba, arriba y abajo.
-Toma Raquel. Siente como te follo
-sigue cabrón, métemela
-Toma, Toma

Ella estaba a punto de correrse. Había dejado el móvil en la mesa, apuntando a su cuerpo. Se pellizcaba las tetas, mientras se pajeaba.
Andrés había dejado el móvil en un mueble del baño, justo en frente de él. Y se la cascaba, mirando al teléfono.
Raquel se retorció, gimió más fuerte. Apretó sus dedos dentro del coño. Y lanzo un grito ahogado. Las piernas le temblaron.
Casi a la vez, de la polla de Andrés salía un chorro espeso de semen, que fue directamente a impactar al teléfono, otro chorro más, con menos fuerza cayó al suelo.
Ella se recomponía. Él se limpiaba los restos.
Fin de la video llamada.
-Andrés, esa corrida parece que iba a mi cara ja ja ja
-Me has puesto muy burro. Qué necesidad tenía
-¿Sabes que te quiero? Andrés
-Lo se
-¿Has recibido más mensajes?
-No. Llevo toda la tarde mirando el teléfono. Y nada
-No sé qué pensar. ¿Quién será?
-No lo sé. Voy a dormir, mañana, más despejado, intentare pensar.
-Descansa cielo. Nos vemos mañana.

-Hasta mañana.
Raquel, se incorporó, seguía desnuda. Apuró la copa de vino, recogió sus braguitas y su camiseta, apagó la luz de la lamparita y se fue al dormitorio.
Se puso la camiseta, y decidió dormir con el coñito al aire. Se metió en la cama y se durmió.

Andrés salió del baño, después de limpiarse y limpiar todos los restos.
Bajó al salón, Elena seguía dormida. En la mesa vio el teléfono de ella. Dudó.
Fue a la cocina y bebió un vaso de agua. En la oscuridad de la cocina, pensaba si mirar o no el móvil de Elena.
Salió al salón de nuevo. Cogió el teléfono y subió al baño, otra vez. Encerrado dentro, lo encendió.
-Introduzca clave de desbloqueo.
-1204 (doce de abril, el día de su boda)
-Incorrecto. Introduzca clave de desbloqueo
-1505 (quince de mayo, su primera cita)

-Incorrecto. Introduzca clave de desbloqueo
Apagó la pantalla y salió del baño. Dejó el teléfono en la mesa del pasillo, y salió al salón. En ese momento, Elena se despertaba.
-¿Dónde he dejado mi móvil?
-No sé. ¿Te llamo?
-Si por fa

Andrés marcó en su teléfono el número de Elena, y un sonido apagado comenzó a escucharse.
Elena se incorporó y de debajo del cojín que hacía las veces de almohada, comenzó a salir un sonido más limpio. Era el móvil de Elena.
Andrés la miró, miró al teléfono de ella, su pantalla.
-Entonces ¿De quién es aquel teléfono? Pensó.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s