EMIL TRILLOS

Hacia las tres de la tarde ahí iba ella caminando sin rumbo alguno a la orilla de la playa, estaba ebria, el viento frío le rozaba su delicada piel, llorando por el pasado por aquello que ya no existe, solamente de él quedan recuerdos que destrozan el alma.

Se enamoró tanto que llegó al punto crítico de amar un arma de doble filo, donde la mente y el corazón se unen y emigran de un lugar seco y desolado a uno fértil y donde se puede cultivar un buen sentimiento.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s