ESRUZA

 

Algunas veces, en la soledad de la noche,

siento miedo, irrazonable miedo.

Y cuando el sueño empieza a romper la vigilia

siento tu suave respirar junto a mí

y tu abrazo dulce por mi espalda.

 

Entonces, el miedo se va,

y me doy vuelta para verte de frente,

pero no hay nadie conmigo

y el miedo vuelve a invadirme.

 

La vigilia vuelve, irremediablemente,

y me paro frente a mi ventana

iluminada por la luna.

Veo el cielo azul lleno de estrellas

y el miedo vuelve a desaparecer.

 

La paz y la tranquilidad me invaden e

intento contar las estrellas, mas no puedo,

como tampoco puedo expresar

¡Cuánto te extraño!

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s