ROSA LIÑARES

A finales de primavera, unos días antes de que comenzase el verano, Isabel y Sergio charlaban durante la cena cuando el hijo sorprendió a la madre:
-¿Qué te parece si este año en mis vacaciones de agosto tú y yo nos vamos de viaje juntos?
Isabel lo miró perpleja.
-¿Tú y yo? ¿juntos de viaje? No sé si será buena idea. Ir de vacaciones con tu madre no parece el plan más divertido. ¿No preferirías ir con alguno de tus amigos?
-No sé por qué no puede ser divertido – respondió Sergio- Sería como aquellos viajes que hacíamos los cuatro, cuando Sandra y yo éramos pequeños. Pero sin aquellas palizas de coche.
Los dos rieron. A la mente de Isabel vinieron aquellos viajes que hacían en verano a la costa mediterránea, con el coche lleno de maletas y cachivaches y los niños preguntando quinientas veces cuándo iban a llegar. Aquello era insufrible. Menos mal que con el paso de los años había logrado convencer a Ramón de que aquellos viajes no eran necesarios y podían hacer otras cosas en las vacaciones sin tener que alquilar un apartamento a pie de alguna playa atiborrada de turistas. Así fueron cambiando y variando los lugares donde pasaban las vacaciones de verano. Y a medida que los niños fueron creciendo se fueron acortando, porque Sandra y Sergio ya no querían ir de vacaciones con sus padres; querían pasar más tiempo con los amigos. Ley de vida.
-¿A dónde te apetece ir? – preguntó Sergio.
Isabel dudó unos instantes y pareció pensar la pregunta concienzudamente.
-A la costa mediterránea no, por favor…
Volvieron a reír. Y comenzaron a nombrar y descartar lugares, hasta que Sergio, como si se le hubiese encendido una bombilla en la cabeza y apareciese en una viñeta con un cartel sobre él que decía “¡Eureka!”, dijo entusiasmado:
-¡A París! A ti te ha encantado las navidades pasadas y yo las veces que he ido han sido por trabajo, así que me apetece ver la ciudad como un turista. Además, me apetece ver a la prima Lola.
A Isabel se le iluminó la cara y sonrió.
-No sé si París será la mejor ciudad para viajar con tu madre. Es la ciudad romántica por excelencia. Deberías ir con alguna chica.
-No digas tonterías… No se hable más. Vacaciones en París.
http://www.lallavedelaspalabras.wordpress.com

Un comentario sobre “Otra vida (19)

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s