ANA MARÍA OTERO

 

Faltan ganas, sobran los motivos.

Si lo encuentras necesario,

voy yo y te lo explico,

pero aunque finjas que no,

tan bien como yo,

tú conoces la razón.

Aunque me mostré ignorante,

claro que entonces me di cuenta.

Si es que cuando ellos van,

yo ya estoy de vuelta.

Ahora ya pasó,

y a un lado todo quedó,

pero aunque no fuera mortal,

el daño algo se notó

y si bien es posible que tal vez me gustara,

no, ahora no quiero hacerlo.

¿Acaso ganaría algo con ello?

Ahora me siento prevenido,

en cierto modo protegido.

¿Qué te lleva a pensar que yo voy a permitir

que otra vez ocurra lo mismo?

Es mejor que gire la rueda

y yo me mantenga fuera.

Sé que ese no es mi lugar,

nunca lo fue aunque alguna vez

intenté acomodarme en él,

pero por mucho que se intente,

el agua y el aceite nunca se mezclan.

Yo no quepo,

ya no queda espacio

y por ello me alejo

esperando dejar atrás un recuerdo que,

aunque en el fondo sea algo que me da igual,

no me desagradaría que fuera bueno,

porque mi intención,

aunque así algunos nunca lo vieron,

siempre fue sincera y verdadera.

Por ello seguid sin mí

y no miréis atrás,

porque si yo así lo quiero,

nunca me vais a encontrar.

 

http://anamariaotero.com

 

Un comentario sobre “Sobran los motivos

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s