FROMBAKERSTREET

Comprendo que el silencio es una catarsis de locura infinita que solo un hombre sabio puede reconocer, en un estado de éxtasis incierto y profundo, que por causa de un amor perdido, provoca sentimientos de soledad, angustia e impulsos ingenuos de amor al primer corazón palpitante que se atreva a cruzar océanos con la finalidad de llegar hasta el fin.

Dicen también, que es un estado de frenesí perverso que provoca impulsos imprudentes y poco sensatos en una personalidad sin razón y destino, que por causa del silencio, transforma a los sentidos en acciones poco temerarias, de un transe de locura infinita que no se logra describir mas que con sublimes miradas.

Quizás sea un simple delirio de amor. que me trae nuevamente a ti, a tu rostro, al recuerdo constante de tus labios y apasionados besos, que por vez primera un día mis fibras intimas movió, transformando mi piel y mi día a día, perturbando mis noches en un delirio constante, de este amor incierto, profundo y real, que fue sincero, y que pudo ser el mejor de todos, pero así como fue en esta catarsis que describo y defino, simplemente dejó de ser.

Miro los vestigios de lo que un día fue nuestro eterno gran amor, escondidos en los rincones ocultos de mi mostrador, como si fueran secretos prohibidos, observando cada detalle de ti; tus ojos, tus manos, tu piel, tan vivos y latentes sobre mi, que me enmudecen y torturan en cada respiro, en cada canción, en cada soñar. No puedo creer que la ilusión y la esperanza de este perfecto y sublime amor desapareciera por culpa de un error, que me aflige en mis noches solitarias, y me hacen recordarte de lo perfecto que pudo ser, pero  vive en mi lo cruel que dejo tu ser.

Tus palabras tiernas y exactas que sólo tú y yo entendíamos, en ese lenguaje de amor que en poco tiempo forjamos, con ilusa ilusión de lo que eternamente nos gobernó. Tus detalles hermosos llenos de vida, las mil y una razones de amarme y mis mil descabelladas intensiones e ideas de pertenecerte toda la vida, junto a ti unidos por los siglos, por este amor que un día nos convirtió en amantes, y que hoy lleva mi vida al delirio y profundo ocaso de mi ser, que me hace olvidar lo que fui, siendo ciudadano de la oscuridad en que habita mi alma, de ese irónico destello que ilumina mi sendero, que me hace contemplar a lo lejos tu perfecta belleza; tus ojos llenitos de ternura y tus mejillas rosadas, sonrojadas por cada una de mis caricias, que tiernamente te hacían sentir amada, te hacían sentir que eras la mujer más afortunada, tan solo por encontrarnos, por aparecer justo ahí, en ese instante perfecto y exacto en que te vi, en el que bastó solo tu mirada para cautivarme, y así como lo observaste, ya era para ti.

Mi princesa de cuentos de hadas, no podías ser más perfecta de lo que soñé, de lo que creí, de lo que viví, no podía ser de otra manera. Recuerdo mis manos en tu cintura, exactas, hechas para convivir por siempre allí, una junto a la otra, cubriendo tus valles encantados de amor, que como buen hidalgo valeroso quise recorrer por siempre, llevando la bandera de amor a lo más alto, al silencio nocturno de nuestro altar, al momento sublime y eterno que nos preparaba la vida, en la cual aun te espero cada noche en mis recuerdos y que solo tu silencio se me permite contemplar.

A veces, en este delirio me siento tan tuyo, tan real, pero recuerdo que soy de las sombras y del recuerdo. A veces me siento tan vivo y a la vez muerto, que el recuerdo del silencio es más real cada momento y es más extraño que lo que siento. Día a día, mes a mes sigues aquí, ya son años de tu ausencia y sigues tan fresca en mi piel, que logro sentir ese beso apasionado, ese primer momento nuestro que al tiempo logró parar, plasmado en mis memorias, de ese aroma de niña que un día hice mujer, enterneciendo mi mirada y sonrojando mis mejillas, imaginando nuevamente tu sonrisa tierna y coqueta que una vez más a la distancia me logra consolar.

A veces me haces falta, y no sé cómo hacer para que estés aquí. Te extraño tanto que mi vida perdió su rumbo, y solo lo encontraré junto a ti, pero no estas, y yo sigo aquí.

©FromBakerStreet

https://frombakerstreet.wordpress.com

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s