ALFREDO ÁVILA

Es miércoles, toca Pádel, otra noche donde el espíritu amateur alza su voz, se pone la cinta de capitán, el equipo al hombro y nos lleva con pasión a querer destrozar a nuestros amigos, convertidos en archirrivales

Solo queremos que los puntos fluyan y aniquilar en los amenazadores de siempre hasta la última mueca de su felicidad deportiva.    

Mi compañero de equipo, es un hermano de la vida, “el Gato”, mis enemigos padelísticos, son otros hermanos de sangre elegida, “el Pepe” y “Sebita”. Pero los miércoles es otra historia, se acaba la dulzura, “el amiguismo”, todo es despiadada competencia, se respira tensión, deseos por el error ajeno, el eco de gritos desgarradores se acumulan en la cancha como moscas en el dulce.

Me atreveré a generalizar algún partido, estos comienzan de la mejor manera, la pelota obedece bastante a nuestras muñecas frescas, hay continuidad de juego, lindas voleas, una que otra bola en el callejón del…. ¡viste que bola puse!. 

Una armonía deportiva bien llevada hasta que los “pases a la red” se vuelven más asiduos, el cansancio y  la frustración entra en juego tanto como la verbalidad… 

_ ¡tenés menos movilidad que una babosa!

_ ¡muerto te faltó ladrar y lamerte la cola!

_¡sos una mochi(mochila) de cemento!

_ “Sorry, el fantasma del Guillote me atrapo” (Guillote un amigo muy negado para este deporte) 

_ ¡Habló el salvavidas de plomo!   

_ ¡Viste que fácil es muertooo!

_ ¡Tenés revés de nena de 5 años!

_ ¡Menos sangre que Pinocho!

_¡Corre fantasma al menos!

_¡Lo tuyo son los asados mortadela!

_¡Anda a ver a Gepetto!

Algunas frases de aliento, oraciones motivadoras publicables, no somos para nada competitivos, lo importante es compartir un momento de deporte y compañerismo ¡jajaja!… Muy ilusa la anterior oración, es a vida o muerte, es la gloria de la gastada en el grupo de WhatsApp por una semana al menos.

Allí es otro juego, el humor ácido y la crítica despiadada invade la aplicación, esa maravillosa herramienta comunicacional la hemos convertido en un lugar para el bullying extremo, todo vale a la hora de buscar el puñal más afilado, ese latiguillo rompe moral, “LTA”, “LTA FOR EVER”.

Párrafo aparte para los exagerados de la competitividad amateur, si estoy escribiendo sobre aquellos que toman clases particulares, ya fanatizados por completo se adentran en el universo de … “les quiero ganar siempre, “les quiero pintar la cara con alquitrán”, “quiero despedazarlos hasta que Boca le gané al River de Gallardo”.   

Finalmente las revoluciones bajan, la sangre vuelve a su ritmo promedio, la tensión se rompe con un “bien jugado”, o un cambia “la paleta de piedra”

El Pádel de los miércoles, esa rutina hermosa, es como una relación de dependencia emocional gratificante.

 https://alfredonicolasavila.wordpress.com

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s