MARGARITA SOTO

 

Gritos de alegría en la charca,

niños jugando como locos.

El primer baño del verano,

los abuelos vigilan y el perro ladra.

La vida en su máxima expresión,

la vida por delante con su inocencia,

y su capacidad para sobrellevarlo todo.

Los años pasan y la charca se seca,

los niños, ya ancianos, regresan. ©

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s