MOISÉS ESTÉVEZ
Como cualquiera de por aquí vago alienado aunque someramente
consciente de que aún existe una salida, un pequeño recoveco por el que huir
de esta insoportable existencia.
Mirar en mi interior y preguntarme qué quiero ayudaría a tomar una
decisión que me obligue a salir de este círculo de uróboros en el que me veo
dando vueltas desde hace bastante.
Luces y sombras,
alba, crepúsculo.
Lentos pasan los días
sin saber que quería..
La perspectiva de una frustración enraizada me atormenta, y la
esperanza de una ‘no alienación’ poco a poco se va desvaneciendo pensando
en que el destino me tiene deparado algo trágico, aunque espero y deseo lo
contrario. Mientras, aguardando una señal a la que aferrarme, mi triste vida,
día a día se va consumiendo…

Un comentario sobre “Poeta en Nueva York (45)

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s