ROCÍO PRIETO VALDIVIA

Antes de conocerte ya te amaba; naciste en el crepúsculo de un nuevo día.

Fuiste concebida con la ilusión de sentirse amada.

El mar se hizo cenizas, la razón se cegó ante el dolor de entregar tus restos a la tierra.

Heme aquí buscando una píldora que me haga volver loca, sí loca para no estar cuerda y no extrañarte hija mía.

Mi pequeñita, mi sol.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s