AMPARO GIMENO

Antoni miró por enésima vez su móvil. No lo hacía para mirar la hora, sino para ver la foto que tenía de salvapantalla: una realizada la última Nochevieja. En ella veía a su adorada Marta, sosteniendo en lo alto y muy sonriente, una copa de cava. Y a él, a su lado abrazándola por la cintura, orgulloso y satisfecho de tenerla a su lado siempre. Merry iba con un simple vestidito de crep negro, y mangas acampanadas en las muñecas. Adornaba el vestido, con un largo collar de cristal de Swarosky negro. Y nada más. Bueno sí, unos peeptwo, tan simples como su vestido.  Marta, decía para llamar la atención, le bastaba con su personalidad. Como decía la Chaplin.

Pero de eso habían transcurrido veintidós días. Y le parecía que había pasado un siglo. Todo debido a un inexplicable cambio de carácter. Marta que era una mujer fuerte, decidida y emprendedora, se había vuelto, indecisa, débil y sumisa. Más bien, depresiva, sin motivo aparente alguno. Hiriéndole con sus inescrutables silencios, apartándolo de su vida. Debía de averiguar el motivo del brusco cambio de carácter de su Merry, si no quería perderla.

Un comentario sobre “Prohibido llorar #Reload

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s