ISA HDEZ

era niña soñaba que tenía alas y que volaba igual que los pájaros, atravesando los mares subida en los mástiles de los barcos que cada semana atracaban en la bahía de su isla; y conocería otros mundos maravillosos llenos de luces de colores donde los niños eran agasajados y se cumplían los deseos. Adelaida tenía un deseo que creía que de tanto soñarlo se iba a cumplir y, confiaba en ello cuando le contó el deseo a su amiga Zoraida, pero esta le relató que su abuela siempre le decía: —“si cuentas los deseos o los sueños, estos no se cumplen”. Por ello Adelaida se desanimó y lloró amargamente cuando su amiga se alejó de ella. Pensaba que su sueño ya no se cumpliría por haberlo contado; se sintió tan triste que quería desaparecer. Esa noche volvió a soñar que se convertía en un pájaro y volaba alto, volaba y volaba hasta cruzar el mar y, cuando llegó al país soñado un hada vestida de color dorado la rescató y le enseñó todos los tesoros que resplandecían a su alrededor. Adelaida no quería contarle su deseo a su hada protectora por temor a lo que le contó Zoraida, pero no sabía que su hada era mágica y sabía su deseo sin que ella se lo contara, y pronto le ayudaría a cumplirlo. Adelaida estaba tan feliz que no creía que fuera verdad que se hiciera realidad. Ansiaba con toda su alma volver a ver el rostro de su madre que se había ido antes de que ella lograra alcanzarla, y todos le decían que estaba planeando por el universo. Su hada la encumbró envuelta en su magia y como si fuera una hechicera, viajaron las dos por las estrellas mientras sonaba la nana que su madre le cantaba cuando la acunaba, y, entre los destellos y resplandores de las nebulosas, Adelaida se sumergió en el encantamiento llegando al edén donde estaba su madre y, creyó de lleno ver su cara y acariciarla, desbordándose de paz y plenitud de ver su deseo cumplido en su viaje al paraíso. Cuando retornó a la realidad sabía que había visto a su madre, pero jamás contaría su sueño. Lo guardaría en lo más recóndito de su ser, por siempre.

Un comentario sobre “El viaje

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s