MOISÉS ESTÉVEZ

¿Justicia…?
De soslayo observaba a aquella pareja. Parecían estar bastante
enamorados. Miradas, sonrisas, caricias, complicidad. Saltaba a la vista, y le
hacía recordar un tiempo pasado en el que ella también lo estuvo, un pretérito
sentimental perfecto, con el que fue su marido y padre de su hija, un ser
humano encantador que supo cautivarla desde el primer encuentro, que la
quiso, al menos eso creía ella y que supuestamente la cuidó. Ahora, un
presente con dudas inundaba su mente, aunque posiblemente llegaría a la
conclusión de que fuera casi una certidumbre.
Un amor marchito, un espejismo propio del desierto en el que un oasis
ante nuestros ojos de repente desaparece, mostrándonos la cruda realidad.
Hoy desde prisión, se pregunta en qué preciso instante aquel hombre
que deseó de manera incondicional e infinita se convirtió en una máquina de
maltratar, por qué y cómo. No encontraba respuestas, pero lo que si tenía claro
es que era la vida de él o la suya…

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s