PENÉLOPE

Mark llevaba mas de 8.000 kms recorridos en menos de un mes en viajes de avión por trabajo. Su cabeza no podía más, empezaba a notar un bloqueo y falta de ideas para seguir avanzando.

Cuando regreso a España, tomo una decisión drástica y difícil en él, nada mas pisar tierra en el Aeropuerto de Madrid. Decidió tomarse un descanso, desde hoy Miércoles y hasta el Domingo.

Nada mas salir a la calle, era mediados de Enero, y el frio golpeaba su rostro.

Busque un taxi y di la dirección de mi casa. Al llegar, baje del taxi con un equipaje abultado y subí hasta la planta 34 del edificio Torre de Madrid. Una vez dentro, fui quitándome los zapatos, el abrigo, y poco a poco el resto de la ropa, y empecé a reír solo, me recordaba a escenas de cine donde los protagonistas se iban quitando su ropa por el camino hasta llegar al dormitorio.

Y al reír y pensar en esas escenas, retrocedí y fui recogiendo las pocas prendas que había ido dejando por el camino, y me dirigí a mi habitación para despojarme de toda ella e ir a darme una ducha de agua caliente, así seria capaz de relajarme y dormir sin despertador, desconectaría el móvil en modo avión, y no pensaría en levantarme hasta que hubiera descansado lo suficiente.

Una vez que sali de la ducha, después de casi 25 minutos debajo de un agua templada, con final caliente, me puse el pantalón de pijama preferido, y mi camiseta marino viejísima, y con algunos agujeros, era mi preferida y no iba a tirarla, me sentía cómodo con ella. Y decidí abrir las maletas al día siguiente.

Al salir de la habitación, me quedé mirando las vistas que tenía sobre la Plaza de España y Gran vía, así que cambiando de planes, baje a la planta inferior, cogi una jarra con hielo, mi botella de Macallan, el mando del equipo de cd, y un cenicero y empecé a subir las escaleras para acomodarme en mi sillón favorito y me senté relajadamente y con un cansancio de tantas horas de vuelo, cambios horarios y sin poder dormir.

Así que medio tumbado, con mi vaso de whisky y un cigarro, miraba esas vistas tan extraordinarias y con una música de fondo de mi estilo, el Jazz.

No se cuanto tiempo estuve mirando las luces, pero llegó un momento que el sueño por el cansancio hacia mella en mi cuerpo, mi cerebro no pensaba, se había dormido y me levanté y fui a mi espléndida cama, me metí y no recuerdo cuando me dormí.

Cuando desperté, al abrir los ojos, vi que estaba el exterior oscuro, por un momento pensé que aun era de noche, me incorpore y mire la hora, 18:55 horas, me sorprendí y no encajaba la hora, si llegue a España a las 19:20, en que día estaba ???

Busque el móvil y comprobé que había dormido unas 22 horas seguidas. Vaya, había descansado.

Al levantarme fui a la ducha para despertar por completo, y notando como mi cabeza estaba funcionando a toda velocidad, empece a percatarme de muchas cosas, Claire, una señora que iba a Casa 4 días a la semana cuando estaba de viaje, había colocado la ropa del equipaje, había puesto la lavadora y había planchado todo. Sonreí y pensaba que era una señora buenísima.

Después me senté en mi sillón, y miraba la calle, estaba lloviendo. Empezaba a sentir que mi estomago llevaba casi 40 horas sin probar nada de comida. Fui al frigorífico y no vi nada que me apeteciera, pensaba y me anime a vestirme cómodo y salir a la Calle para ir a algún sitio a cenar. Me acorde de un Sándwich de VIPS, y luego volvería a Casa pronto.

Me arreglé  y elegí un vaquero azul medio, camiseta blanca y un jersey marino encima, y una cazadora. Iba a salir, y me dije que porque no iba a tomar una copa a Garamond y veía a mi amiga Rosa y su marido, Y cogi las llaves del Coche.

Al final, en la Calle Goya, encontré un aparcamiento fantástico casi en la misma puerta de VIPS, así que baje, y pedí un Sandwich vegetal, Agua y un Café expreso. Ya eran las 23:20 horas, y con unos ojos abiertos por tantas horas de descanso, empezaba a sentir una energía tremenda, el cachondeo ya me empezaba a venir.

Así que, volví al Coche, y fui a Garamond, siempre tenía un sitio reservado en la misma puerta y así fue, uno de los 2 sitios, estaba vacío, aparque y los 2 porteros, me saludaron y nos fumamos un cigarro charlando.

Había terminado el cigarro, cuando salió Jose, el marido de Rosa y nos abrazamos y empezamos a ponernos al día. Y entramos, George, el Barman Jefe, al verme, ya tenía mi Macallan preparado y saludando a conocidos, paso 1 hora.

Siendo como eran casi todos hombres, fueron a buscar la pieza de caza que necesitaban, y con lentitud, fui a mi zona reservada, a unos 50 centímetros de el suelo, y que me permitía ver todo el local, como era un privilegiado, podía fumar, era el único que se le permitía, y encendiendo un cigarro, miraba al resto de personas que en el local había, me llamo la atención una chica, coincidían nuestras miradas y después de un rato, sonreímos a distancia.

Y volví a mi posición de vigía, no habían pasado 15 minutos, cuando apareció Rosa con esta Mujer. Me la presento como una amiga de ella llamada Zaira. La Invité a sentarse y tomar una copa, y empezamos a charlar, fue tal el tiempo de risas, comentarios, anécdotas y historias, que cuando mire el reloj, este marcaba las 5:50h. Como había pasado el tiempo.

Entonces al levantar para llamar a una camarera, descubrí su cuerpo, una falda negra sobre 7 dedos por encima de la rodilla, 1,77 de estatura, una blusa blanca con un gran escote donde se apreciaba un sujetador blanco escotado con encaje y donde parecía apreciar la aureola del pecho, unos zapatos negros de medio tacón.

Al llegar la camarera, quiso pagar las consumiciones, y no acepte, le indique que lo pusiera a mi cuenta, siempre hacia lo mismo, y luego los días 2 de cada mes, pasaban a mi cuenta el cargo, así me despreocupaba y evitaba compromisos.

Al ponerse un chaquetón para marcharse, la acompañé hasta la puerta, y con su mirada buscaba un taxi, y mirándonos a los ojos, me dijo que lo había pasado muy bien, que era diferente porque en ninguna forma, había intentado cazar y respondiéndola, dije mi frase preferida y que reflejaba como era…

– Zaira, estas delante de el último Caballero que queda en este Pais. Respeto a las Mujeres plenamente y no ligo, espero que la Mujer me diga…

– anda, vente para Casa y follamos un poquito.

 

Ella sonrió, y me dijo……

  • Mark te funciona esa táctica ???

Y haciéndome el gracioso dije….

  • Tan solo me ha funcionado una vez y es porque la Mujer en cuestión perdió las gafas graduadas.

Reímos un rato y empezó a mirar el reloj, era tarde, llovía y no se veía un taxi. Así que viendo el nerviosismo que tenía, me ofrecí a llevarla a Casa, y después me iría a descansar a la mía. Y volviendo a sonreír, acepto.

Al entrar en el Coche, sujete su puerta para que no se mojara mucho, y dado que el Coche era muy bajo, al agacharse y entrar dentro, dejo ver un tanga negro con flecos bordados y con un labio al aire donde se apreciaba que la depilación se la tomaba en serio, nada de vello, ella se percato de que mi mirada había ido donde ella no quería.

Al empezar a conducir, ella comento que esa estrategia de sujetar la puerta, funcionaba mas que la otra, reímos y llegamos a el portal de su Casa, Baje y volví a ofrecerme a abrir y sujetar la puerta, a lo que ella, agradeció, pero me invito a darme la vuelta.

Nos dimos un beso en la mejilla y quedamos para mandarnos un mensaje cuando tuviéramos tiempo libre, diciéndole que hasta el Domingo estaba de vacaciones, quedamos en que nos llamaríamos. Y volví al Coche y fui a Casa.

Al día siguiente, era sábado, desperté a las 15:30 y me puse a mirar los email, y justamente a la hora, recibí una llamada de Zaira donde me decía si quedábamos en Ramsés sobre las 19:00 horas y tomábamos un café y así quedamos. A las 19:00 llegue y ya estaba allí, con un vestido corto marino, con un gran escote y unos zapatos marino bajos.

Me senté y empezamos a charlar de tonterías y cuando pregunte que hacia, me dijo que era la Directora General de una Compañía Americana relacionada con Ordenadores famosos. Y llego las 22:15 horas que entramos a cenar en Ramsés. Tenia enchufe en ese local y me permitía ciertos favoritismos.

 

Después de la Cena, y cuando salíamos del Salón Comedor, ya eran cerca de la 1 de la madrugada, y el frio, viento y lluvia, invitaban a no moverse de ese local, así que, decidimos tomar una copa. A las 3 empezaba a llenarse de gente, cada vez más, y el bullicio era enorme, y mirando mi inquietud, me invito a seguir en su Casa. Y me pareció bien. Ella está decidida a follar esa noche, pensé.

Fui a buscar el Coche y aparque frente al Local donde uno de los Porteros la acompaño con un paraguas hasta el Coche, donde de manera con piernas pegadas con Loctite, entro de un solo movimiento. Y nos dirigimos a su Casa, en el Paseo de la Castellana por encima de Cuzco. Tenia garaje y con su mando, donde tenia las llaves de Casa, apretó el botón y entre en su plaza de aparcamiento que le correspondía.

Subimos en ascensor, y llegamos a la planta 14 donde vivía.

Al entrar, vi una vivienda ordenada, con muebles caros, con gusto, y con un salón tremendo de grande y una gran terraza donde se podía ver el Paseo de la Castellana. Preparo unas copas y al ver que eran especiales de Champan, me sorprendió, y volvió al Salón con una botella de Moet, y eso me gusto mucho. Bebimos y poco a poco el ambiente iba relajándose y era como si nos conociéramos de mucho tiempo, y al llegar al final de la botella, repartimos por partes iguales y la botella quedo vacía, y con un brindis, estornudo y media copa de champan cayo encima de su vestido.

Se levantó y fue a su dormitorio para cambiarse de ropa. Al volver venia con una Camiseta gris marengo de tirantes, y por debajo del culo, pero al sentarse, dejo ver todo. Pero como buen caballero y también influyo que me estaba haciendo el interesante, llego un momento que ella empezó a besarme y terminamos en su Cama.

Y así fue pasando el tiempo, pero entre mis viajes y su trabajo, nos estábamos convirtiendo como follamigos. Todo se iba distanciando y el sexo disminuía. Intentaba hablar sobre ello, pero ella siempre respondía que cuando saliéramos a cenar o comer, hablaríamos, pero siempre ocurría algo y poco a poco, todo se distanciaba.

 

Un Domingo por la noche, me fui al Aeropuerto y regresaba el Viernes, así que me despedí como siempre, y el Miércoles adelante trabajo, las reuniones se fueron adelantando y el mismo Miércoles al mediodía decidí irme a España y dar una sorpresa a Zaira. Así que sin descansar, cogi el primer vuelo y llegue al Aeropuerto de Madrid a las 17:10 y cogi un taxi y llegue a su Casa.

Eran las 17:50 h. cuando accedí al ascensor, y al llegar al piso, abrí muy despacio la cerradura para darla una sorpresa. Dejé en el hall el equipaje y me descalcé y fui lentamente hasta su dormitorio donde sabia que estaría descansando un poco y al llegar al dormitorio, me puso en alerta unos pequeños gemidos.

Al abrir la puerta y entrar, vi de frente a un hombre encima de la cama, medio levantado de rodillas mientras Zaira estaba agachada recibiendo un pollazo. Estaban follando. Y yo, mirando.

Me vieron y sali al Salón y espere que salieran, y así fue, tardaron mas de media hora, y cuando así lo hicieron, pregunte solo, porque se había llegado a esto. No había palabras por parte de ellos, así que, después de un cigarro y un whisky, me levante y recogí la poca ropa que tenía allí.

Sali a la calle, busque un taxi y me fui a mi Casa, donde después de una buena ducha, y buscando mi sillón preferido, empece a pensar, y vaya, casi 5 meses, y ahora sonreía y me encontraba muy bien, como si hubiera adelgazado, volvía a estar en paz, con el paisaje que tenía frente a mí.

 

 

penelope.estudios@hotmail.com

Womanpenelope.wordpress.com

Un comentario sobre “Regreso de un viaje de trabajo

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s