MARÍA INMACULADA CAMINO ROMERO

Allí estábamos en plena selva Brasileña en busca de Pedro, había desaparecido con Julio el chico brasileño que conoció en el hotel, no era buena señal después de tantas advertencias que nos hicieron…

Entramos en aquélla fábrica abandonada, tenía una imagen tétrica y fantasmagórica. Eran dos edificios que mas bien parecían dos guardianes, primero fue una fábrica dónde trabajan personas de Quissamá, Brasil, después fue cerrada por una crisis en el sector agrario. Los lugareños no se acercaban a menos de un kilometro, decían que pasaban cosas malas y nos lo advirtieron antes de dirigirnos al lugar. Este se suponía que seria el viaje de nuestras vidas, nos conocimos en el hotel. Éramos tres grupos los mexicanos Pedro, Miguel y Margaret. Los tres chicos españoles Santi , Víctor y Rafa, y nosotras tres españolas también, Tana, Marina y yo, Sandra. Desde el principio congeniamos muy bien había mucha química entre algunos de nosotros pero sobretodo nos lo pasábamos muy bien los nueve juntos. Fuimos a ése maldito lugar en busca de Pedro uno de los mexicanos, la última vez que lo vimos fue la noche que le echaron algo en la bebida de Marina. Pasó mas de 36 horas antes de ir a denunciar su desaparición pero no nos hicieron mucho caso así que nos dirigimos al consulado de México que tampoco estaban por la labor.  Yo estaba en un  estado de nervios desde que a Marina le echaron algo en la bebida,  a Rafa le robaron la cartera ese mismo día, todo iba de mal en peor. Que viaje estábamos teniendo!!! Una vez dentro de la fábrica decidimos dividirnos en dos grupos __ Santi, Miguel, Margaret y yo y el otro, Marina, Tana, Víctor y Rafa. Las primas no se querían separar después de lo ocurrido con Marina. Antes de ir a aquel lugar abandonado compramos linternas, cuerdas, cinta americana, martillos, etc., etc. Gracias que Santi, Rafa y Víctor eran militares, infantes de Marina españoles. Santi y yo, estábamos distanciados desde la conversación pero él no se separaba de mi y cuando hicimos los grupos lo primero que dijo “ Sandra tú conmigo” . Cada grupo fue a un edificio, nosotros subimos por las escaleras, eran estrechas y lo único que encontramos eran maquinas de la antigua fábrica. En la segunda planta encontramos un laboratorio nos extrañó mucho porque allí no había nadie, también encontramos una habitación con un sinfín de fármacos y utensilios de operación. Había muchos anfibióticos, anestésicos de acción corta, ansiolíticos, narcóticos, relajantes musculares etc. Había muchos mas medicamentos que ninguno  conocíamos, Santi fue el único que sabía para que servía algunos.

__¿Santi que hace todo esto aquí en un fábrica supuestamente abandonada?__ le pregunté    ___ Sandra es lo que vamos averiguar!

Margaret y Miguel estaban peor que yo, se les veía en la cara el estado de terror. Subimos a un desván que había en la última planta y nos encontramos que había un quirófano, pero en este caso era transportable. Santi nos prohibió movernos del sitio donde nos escondimos y él fue a inspeccionar la zona. Mientras estábamos esperando pensé en Tana y Marina, estarían bien? ¿Qué era todo esto que habíamos encontrado? En un momento dado empecé a rezar por todos y nunca fui de rezar ni nada. Escuchamos ruidos que provenían de las escaleras, Santi llegó corriendo hacia nosotros al escondite. Llegaron unos tipos con pintas de sicarios, traían a Tana y Víctor , se les notaba en sus caras el miedo. Al instante entraron en el desván un hombre y una mujer, les dijo algo en portugués. Los pusieron a los dos en camillas, en la central pusieron a Víctor , le inyectaron algo porque empezó adormilarse. Mientras tanto Tana estaba atada y con cinta adhesiva en la boca, estaba llorando y muy asustada.

Cogí la mano de Santi que me miro y me atrajo hacia él para que me sintiera protegida, se acerco a mi y en voz muy bajita me susurró.   __ Sandra te juro por lo mas sagrado que de esta sales aunque muera en el intento__  Le cogí la cara con las manos y le besé,    ____ shhhh! me contestó por señas.

Cuando levantamos la cabeza lo que vimos nos dejó en shock!!!

Habían abierto a Víctor desde el tórax hasta el ombligo, le estaban extirpando el hígado y los órganos vitales!!!!! Miré hacia Margaret estaba llorando y abrazada a Miguel incluso Santi lloraba, me acerqué a él y lo abracé. Desde donde estábamos escondidos no nos podían ver a no ser que fuesen a inspeccionar.

Cuando volví a levantar la vista ya no estaba Víctor solamente había sangre, mucha sangre. Los cuatro sabíamos que si no hacíamos algo, Tana acabaría como Víctor.

__ Miguel serias capaz de salir sin que te vean e ir a buscar a Rafa y Marina?___ preguntó Santi.     ___ ¡creo que si!___respondió Miguel.   ____ Cuándo yo te haga una señal vete pero llévate un martillo y algunas cosas mas____ sentencio Santi.      ___ ¡¡¡Ahoraaa!!!! ___  le ordenó Santi.

Lo que vimos era tráfico de órganos, esa era la realidad, eran su conejillos y no podíamos hacer nada a riesgo que nos descubrieran.

Miguel se fue sin ser descubierto, pero algo teníamos que hacer antes que acabasen con la vida deTana. Margaret y yo nos acurrucamos las dos abrazadas, Santi seguía en guardia pero en el momento que cogió la mano supe que a Tana le estaban haciendo lo mismo. Llorábamos en silencio, el único ruido que se oía era el del instrumental médico. Santi salió fuera del escondite, cuando miré había un hombre con el cuello roto, la ayudante del Doctor se sorprendió de verlo y después a nosotras al levantarnos, me acerqué y lo que vi jamás se me olvidaría. Yo misma agarré un punzón o lo que fuese porque estaba sobre la mesa de operaciones, la agarré por el cuello y la degollé.  __ ¡¡¡Ojo por ojo y diente por diente, puta!!! ____ le grité con todo mi ser!!

Estuvimos lo justo y necesario para tapar los cuerpos, era una pesadilla!!.

Nos dirigimos al otro edificio porque todo era muy raro, no vimos a nadie mientras bajamos por las escaleras,  nada y a nadie. Jamás había corrido tanto como está vez, la adrenalina la teníamos hasta los topes era cuestión de vivir o morir. Cuando llegamos al otro edificio la entrada era distinta al primer edificio, sino , que este tenía una estructura metálica desde el suelo hasta el techo había una puerta que claramente no se abría fácilmente, no sé aún día de hoy, cómo Santi consiguió abrir la puerta metálica? Lo que fue en su día el puesto de guardia había dos tipos, Santi nos dijo por señas que no escondiéramos lo único que se nos ocurrió en ese momento en agacharnos detrás de un macetón grande. Santi le lanzó un machete a uno de ellos lo hirió de muerte, le había dado en el corazón el otro al girarse se percató que algo iba mal. Salió del puesto de guardia con un fusil AN-94 de origen ruso, no sé lo pensó dos veces y empezó a disparar ráfagas de balas una de ellas impactó en el hombro de Santi que nos dijo gritando.   __¡¡¡Subid!!!__.  Salimos corriendo hacia las escaleras fuimos subiendo cuando nos encontramos a un tipo encañonándonos con un escopeta AA-12 éste no se lo pensó con la culata de la escopeta arremetió a Margaret en un ojo y a mi me disparó en la pierna derecha casi en la vena femoral, miré mi pierna y emanaba sangre a borbotones en se instante subía Santi y sin pensárselo se abalanzó sobre el sicario y lo mató a martillazos. Santi me hizo un torniquete y a Margaret le puso un jerséis y una venda, él subió hasta la primera planta y allí estaban nuestros amigos mas dos chicos norteamericanos encerrados.

En vez de puertas habían rejas por todas partes, le recordó mucho a las celdas de Alcatraz la famosa cárcel de San Francisco. Abrió primero la celda de Rafa para que lo ayudará en todo. Los demás preguntaban y preguntaban pero Santi no estaba para contestar y mas sabiendo que estábamos heridas. Bajaron dos mas por el ascensor se vieron tan sorprendidos que no tuvieron tiempo de nada ya que entre Rafa y Santi los mataron rompiéndoles en cuello. Sacaron a todos y bajaron donde nos encontrábamos nosotras dos. Marina al vernos rompió a llorar y los demás preguntaban por Tana y Víctor.

___ Somos los únicos supervivientes por ahora, Tana y Víctor están muertos y mejor que no veáis sus cuerpos___ les advirtió Santi.

___ Vosotros lo habéis visto todo? ___ preguntó Marina derrotada.

Santi le contestó asintiendo con la cabeza.  ___Ahora lo importante es salir de aquí y llamar a las autoridades___ siguió Santi.

Miguel trajo un teléfono vía satélite de uno de los sicarios, fue Rafa quien llamó tanto a las autoridades, emergencias, al consulado español y Mexicano. Estábamos todos fuera de los edificios, cada uno en su pensamientos, a Margaret y a mi nos hicieron una cura de emergencia entre Rafa y Santi. Por sus caras sabía que mi pierna no tenía buena pinta y a Margaret le ocurrió lo mismo, nos taparon para no perder calor corporal. A lo lejos sonaban las sirenas y se escuchaba acercarse un helicóptero después de esto no recuerdo nada mas, perdí el conocimiento.

Cuando volví a recuperar el conocimiento me encontraba en un hospital de Rio, me dolía todo el cuerpo sobretodo la pierna.

___ Hola bella durmiente, cómo te encuentras?__ me preguntó Santi que no se había separado de mi solo en contadas ocasiones.

___ ¡Estoy fatal, me duele todo, ¿y los demás cómo están? __. Quise saber    ____ Están todos bien dentro de lo malo___ ,     __¿Cuántos días llevo aquí Santi? ___ Siete días!

Siete días estuve en aquel hospital, por lo que me contaron estuve en parada cardiaca. Margaret también había sido operada del ojo y estaba recuperándose en otra habitación. Los cuerpos de Víctor y Tana viajaron con nosotros en el avión que nos proporcionó el gobierno español, también eran militares, al saber que las víctimas eran españolas y uno militar no dudaron en presentarse voluntarios. La noticia de nuestra terrible historia corrió como la pólvora por el mundo entero,  se hizo viral. Tanto como el presidente de México y nuestro presidente pusieron una queja formal ante el gobierno Brasileño requiriendo indemnización por daños físicos y psíquicos tras todo lo ocurrido, por parte de las familias de Tana y Víctor interpusieron ambas demandas al gobierno Brasileño, a la policía correspondiente y al consulado español en Rio de janeiro. Margaret también viajó con nosotros a España, tenía decidido trabajar y vivir en España, Miguel no le gustó la idea pero con ella tras todo lo que había ocurrido no tenía ninguna posibilidad. Él viajó a su México natal y nosotros a España, nuestro país.

Nos costó muchísimo reponernos y seguir adelante, aún hoy día Margaret y yo seguimos en tratamiento psicológico y psiquiátrico por las pesadillas y los ataques de ansiedad. A los dos días de llegar a España enterramos a Tana en Chiclana de la Frontera y Víctor al día siguiente en Ávila. Nuestras vidas cambiaron por completo pero poco a poco fuimos normalizando la situación. Marina volvió a San Fernando y yo también, Margaret conoció a un compañero de Santi y Rafa, estuvieron de novios dos años y después se casaron. Marina no sé cómo ni cuándo pero terminó casándose con Rafa y mudándose de ciudad,  Santi y yo nos dimos un tiempo o mejor dicho yo quería ese tiempo. Después volvimos a empezar de nuevo y ya llevamos seis años juntos.

Cada año vamos todos incluso Miguel al cementerio para llevar flores a Tana y después vamos hasta Ávila para llevar flores a Víctor.

Ésta es nuestra historia, la de un viaje que seria de ensueños a convertirse en una pesadilla. Nunca olvidaremos los que no ocurrió en Brasil pero también vivimos en paz con nosotros mismos por saber que hicimos todo lo que pudimos para que nadie sufriera ningún percance… FIN

 

 

Un comentario sobre “Vacaciones en el infierno

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s