SARA LEVESQUE

Nunca te lo he dicho, pero si me duelen las heridas, me las curo entre tus versos. Yo escribo del género bohemio, que todavía no se ha inventado como tal. Tú escribes con el alma a flor de piel, y aún me cuesta armarme de valor para hacerte saber, sin asustarme demasiado, que quiero que acaricies de cerca mi corazón con cada poema tuyo. Que le hagas temblar de rabia o de emoción, que lo engrases con tu prosa y se la entregues desde cualquier dirección. Que sigamos adelante donde lo dejamos aquella tarde que tan tarde se nos hizo. Porque los sueños sin ti, nada son.

Nunca te lo he dicho, pero deseo desde siempre arrancarte una sonrisa o la ropa en vez de ansiar huir de ti por el miedo que me tengo. No supimos saborear los momentos con los ojos cerrados a tiempo. Me arrepiento de lo que pasó, no volveré a dejarme arruinar por la desazón. Quien manda en lo que a ti se refiere es mi corazón. Y si sigue latiendo tu nombre con pasión, solo es por una razón.

No sé a qué esperamos para dejarnos abrazar por nuestras sonrisas. Sí sé que cuando estoy en la calle, ante el papel o en la cama, ya sea sola o acompañada, los sueños sin ti, encanto, nada son. ©

2 comentarios sobre “Los sueños sin ti, nada son

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s