ANA MARÍA OTERO

 

Parece distinto,

pero otra vez vuelve a pasar.

¿Por qué se repite?

¿Por qué todo acaba igual?

Sucede una vez,

y después otra más.

¿Es que nunca va a cambiar?

Cada comienzo es diferente.

¿Por qué el final siempre es igual?

Un castigo,

una condena,

la expiación de algún error,

de un absurdo fallo,

que ilusamente cometió.

Es la sanción,

es la penitencia,

es el eterno retorno

para que nunca lo olvide del todo.

 

http://anamariaotero.com

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s