CAROL SOLÍS

 

Al final aprendí,

que tu amor siempre ha estado conmigo,

que lo que yo creía lejos

estaba siempre muy cerca.

 

Aprendí,

que en este largo camino hay que aprender

a dejarse ser, a aceptar el fracaso y a aceptar el amor

y no decir ya más, no.

 

Aprendí,

a golpe de quebrantos y falsas emociones

que la vida es más fácil de llevar

cuando te conoces  y te decretas felicidad.

 

Aprendí,

que la vida vacía se puede convertir en plenitud,

y la vana ansiedad volverse paz cuando decides aceptar.

 

En esta vida, en este largo caminar,

al fin entendí que cada vez que dije un no fue realmente un no para mí.

Y que ahora cuando reconozco mi verdad y me digo sí,

el universo entero se acomoda, me abraza

y me regresa la esperanza hecha una realidad.

 

Aprendí,

he aprendido,

aún aprendo

y seguiré continuamente en este juego,

hasta que me llames y tu presencia ya no sea tan lejana

y tu infinita presencia me invada y me cubra con tus amantes brazos llenos de amor.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s