ANA MARÍA OTERO

 

Tú lo sabes, yo lo sé.

Nunca debí ir y mucho menos volver.

Pero, ¿qué le voy a hacer

si tú eres ese terrible error

que irremediablemente

cometo una y otra vez?

Quiero que te alejes

y a la vez que conmigo te quedes.

Yo un capricho, tú una obsesión.

Un trofeo, un campeón.

Me ganas, me pierdes.

Te libero, te retengo.

Dame, doy.

Toma, deja

Quita, pon.

Acaba, empieza.

Un juego, un error.

Una adictiva competición

en la que aunque sólo uno de los dos sea el ganador,

nunca existirá un perdedor.

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s