ECONOMISTA

Por suerte terminó el verano. Habían sido un par de meses bastante aburridos sexualmente. Claudia cumplió su castigo y no me dejó tocarla prácticamente en ese tiempo, solo me utilizaba para follarme el culo con los arnés y cuando se ponía lo suficientemente caliente se sentaba en mi cara hasta que llegaba al orgasmo.

Quería resarcirse bien de lo que pasó la última noche con Víctor, se pasó el verano sodomizándome, me folló en todos los sitios, de pies en la habitación frente al espejo, a cuatro patas en la cama, boca abajo en el sofá del salón, delante de la cam para que lo viera Toni, además yo tenía prohibido tocarme mientras lo hacía, una vez me corrí solo con la excitación de la polla de goma dentro de mi, Claudia se enfadó tanto que me tuvo una semana sin sexo, al menos para mi, ella cuando quería me ponía el coño en la cara, yo solo era una boca y una lengua para hacerla llegar al orgasmo.

La repentina desaparición de la escena de Víctor y del director había hecho que nos quedáramos sin temas para fantasear, aunque lo peor no era eso, lo que mas me fastidiaba era el encontrarnos en un punto muerto en el tema liberal, después de haberme costado tanto llegar a donde estábamos. Sabía que era muy difícil, por no decir imposible, el poder encontrar otro corneador como Víctor, él reunía todas las características, un tío atractivo, de buena posición, bien dotado, educado y sobre todo buen follador que además se volvía un puto cerdo cuando estaba metido en faena, cosa que parecía que le volvía loca a mi mujer.

No sabía como plantearle a Claudia el seguir dentro de este mundo cuckold, ¿ahora que hacíamos, buscábamos otro corneador?, ella se iba a negar en rotundo, empezar de cero, yo la única posibilidad que veía era un encuentro con Toni, pero Claudia ya me había dicho varias veces que no y no quise seguir insistiendo en el tema.

Yo no veía tan descabellada la idea de encontrar otro hombre para que se follara a Claudia, viendo como mi mujer se había comportado con Víctor y lo desatada que estaba ante la cam cuando se exhibía sin pudor ante Toni, pero ella ahora parecía muy centrada en el trabajo en el que empezaba como directora del instituto y no me daba ningún pie ni tan siquiera a que se lo pudiera plantear.

Recuerdo una noche a finales de agosto, estábamos en la cama y la pregunté.

– ¿Has vuelto a llamar a Víctor?

Ella me miró extrañada ante la pregunta, durante el verano mi mujer había intentado llamarle varias veces y le había mandado unos cuantos mensajes por whatsapp que él ni tan siquiera había recibido. Estaba claro que había bloqueado a mi mujer en su teléfono.

– ¿Y a que viene esa pregunta ahora?
– No sé, solo por curiosidad.
– Hace tiempo que no…tampoco vamos a estar detrás de él…le llamé en su momento y no lo he vuelto a hacer…
– Casi mejor…oyes Claudia, ¿te gustaría que lo volviéramos a hacer?
– ¿Volver a hacer, el que?
– Lo de quedar con otro…ya sabes…
– Víctor ya no está, no sé como vamos a quedar con él.
– No, no me refería a Víctor, quiero decir buscar a otro…para que esté contigo y hacer lo que hacíamos con Víctor.
– No sé que quieres decir.
– Claro que lo sabes Claudia, Víctor no está, pero hay otros que les encantaría follarte, podríamos buscar a otro, me volvían loco aquellos encuentros en el hotel y a ti también, no me digas que no…
– ¿Buscar a otro?, ¿de verdad quieres empezar otra vez con esto?
– Si, Claudia, me encantaría…
– Reconozco que lo de Víctor me gustó, pero es mejor que dejemos de hacer estas cosas…
– Pero ¿porqué?
– Porque no está bien, no sé, no está bien y punto…
– Muy buen argumento…
– Mira David, ahora ha pasado el verano, hemos olvidado el tema, quiero centrarme en el trabajo, en las niñas, estoy bien como estoy ahora, además todavía tenemos lo de la cam con Toni, ¿no te parece suficiente ya?
– Si, lo de la cam está muy bien, pero quiero mas y tu también, se te nota, no me digas que no te gustaría volver a follar con otro delante de mi, te encantaba hacerlo…
– Olvídalo David, esa etapa ya ha pasado…lo pasamos bien y ya está, aquella vez salió bien, pero la siguiente vez puede que no salga tan bien, podemos dar con cualquiera…
– Pues busquemos a alguien que nos de confianza, por ejemplo Toni, podríamos quedar con él, le conocemos desde hace tiempo…
– No quiero quedar con Toni, él me gusta para la cam…
– Venga, no me digas que no te gustaría probar la enorme polla que tiene, dije sobándola las tetas por encima de la camiseta.
– David, no sigas por ahí…
– ¿Cuantas veces te has corrido viéndole la polla y como descarga mirándote?
– No vamos a quedar con Toni…
– ¿Seguro?
– Seguro, no vamos a quedar con él, ni con nadie, pero te estás portando bastante mal…
– ¿Bastante mal?
– Tu lo has querido, ¡túmbate cornudo!
– ¿Como dices?
– ¡Que te tumbes joder!

Hice caso a Claudia y me puse boca arriba en la cama, se había calentando solo con la insinuación de volver a buscar otro corneador y pensando en la enorme polla de Toni. Cuando me quise dar cuenta ella se había apartado las braguitas a un lado y me había plantado el coño en la boca.

– ¡¡Vamos cornudo, cómemelo!!, asiiiiii, ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh…

Apoyé las manos en su culo y ella se echó hacia delante agarrando el cabecero de la cama para poder restregarse mejor contra mi. Se corrió intentando hacer poco ruido para no despertar a las niñas y luego sin hacer ningún comentario ante lo que acababa de pasar nos echamos a dormir.

– ¡Claudia, yo no me he corrido!
– ¿Quieres mirarme?, yo no te voy a tocar…
– Si, estaría bien.
– Vale, pero no tardes mucho…venga termina rápido.

Como hacíamos antes, Claudia se puso a cuatro patas en la cama delante de mi y yo me saqué la polla para hacerme una paja mirando su trasero. Pero ahora era distinto, cuando se lo veía solo podía pensar en como se lo había follado en el hotel delante de Víctor, jamás pensé que iba a dar por el culo a Claudia, pero lo había hecho, ya lo creo que si, metiéndosela por completo y descargando mis huevos dentro de sus intestinos.

– ¿Te gustó cuando te la metí por culo?

Ella miró hacia atrás sorprendida por la pregunta.

– Vamos termina…
– Contéstame, por favor…

Claudia no me respondió, pero me dió igual, terminé la paja y me corrí sobre mi estómago en tan solo unos segundos. Cuando ella me oyó gimotear ni tan siquiera me miró y esta vez si, se metió en la cama y se echó a dormir.

– Vamos guapa que no das señales de vida…
– Perdona Mariola, es que estoy muy liada ahora con el nuevo puesto, tengo mucho jaleo.
– Si, ya, eso es que no quieres quedar con una amiga, venga que tenemos que ponernos al día, llevamos mas de dos meses sin vernos.
– De verdad que si, esta semana quedamos para jugar un padel sin falta, dijo Claudia desde su nuevo despacho de directora.
– Que padel, tenemos que irnos a cenar juntas y contarnos todo, a ver que tal te ha ido el verano.
– Vaaaaaale, pero ya te adelanto que poca cosa, te va a decepcionar…
– Bueno, eso ya lo veremos, búscame un fin de semana este mes de septiembre sin falta, te lo digo en serio, le amenazó Mariola.
– Lo miro y luego te confirmo, pero antes tenemos que quedar para vernos, no?
– Si, esta semana cerramos un padel, si tu nuevo puesto te lo permite, jajajajaja.
– Un beso.
– Hablamos…

Claudia se quedó con el móvil en la mano, estaba sentada en la silla del director, bueno mas bien en una nueva que había comprado, fue lo primero que dijo que iba a cambiar cuando se mudara el nuevo despacho. Aquel sitio le traía tantos recuerdos, le parecía increíble lo que había llegado a pasar con Don Pedro, sobre todo lo del último día donde se puso tan cachonda que estaba dispuesta incluso a dejarse follar por el viejo.

Estaba necesitada de buen sexo, Víctor le había dejado un vacío demasiado grande y las conexiones por cam con Toni aunque eran muy morbosas no eran lo mismo. Es verdad que su marido insistía en que se viera con otros hombres, pero Claudia pensaba que no estaba bien volver a ese tipo de encuentros donde ella se dejaba follar como una cualquiera delante de David. Y no es que no la apeteciera, pero quería controlar esas situaciones que eran tan lascivas e indecorosas.

No sabía si era por el nuevo puesto de directora o por estar en ese despacho, o por la falta de sexo, o por todas esas cosas a la vez, pero el estar en esa silla donde tenía el poder hacía que estuviera mas excitada de lo normal. Se desabrochó el pantalón y con cuidado se metió la mano por dentro, no se preocupó de cerrar la puerta con el pestillo, le gustaba mas que la pudieran pillar, de hecho Lucas ya lo había hecho antes del verano y Claudia comenzó a masturbarse despacio.

Se le vino a la cabeza la mirada con los ojos abiertos como platos de Lucas cuando ella se acababa de correr, el chico que se follaba a su mejor amiga le había sorprendido y ahora seguramente se lo habría contado a Mariola, pero en ese momento fantaseaba con que el jovencito se quedaba mirándola fijamente mientras ella se pajeaba abierta de piernas en la silla, hoy se iba a correr con esa fantasía, mas adelante ya habría tiempo para otras, pensaba masturbarse cada día en el trabajo.

Lucas seguía observándola como se hacía un dedo, imaginaba que el chico se sacaba la polla y le correspondía masturbándose mientras no dejaban de mirarse. Estaba tan cachonda que se ponía de pies y se dirigía hacia el chico, sin decirle nada se agachaba de cuclillas para meterse la polla de Lucas en la boca, ¡¡joder que guarra, se la estaba mamando a un alumno!!

Claudia se puso de pies y se fue hasta la puerta, se agachó y se metió el pulgar en la boca simulando que se la estaba chupando a el novio de Mariola. Cerró los ojos mientra seguía mamándose el dedo, con los ojos cerrados fantaseaba que era la juvenil polla del chico lo que tenía en la boca, debía de tenerla bien grande y sobre todo dura, Mariola se lo había dicho varias veces que eso era lo mejor de estar con chicos jóvenes, lo tiernas y duras que se les ponen las pollas.

Con una mano se masturbaba y la otra se la metía en la boca, tuvo que apoyar el hombro contra la puerta para no caerse cuando se dió cuenta de que estaba a punto de correrse.

– “¿Donde lo quiere señorita, donde lo quiere?, decía el chico.
– ¡Córrete en mi cara, córrete en mi cara!, le respondía Claudia.

Dijo las palabras en alto cuando comenzaba a correrse allí agachada contra la puerta. Un fuerte y placentero orgasmo la atravesó mientras ella no paraba de decir en alto “córrete en mi cara, córrete en mi cara”. Enseguida se puso de pies recomponiéndose el pantalón y con el coño todavía palpitando.

Volvió a sentarse en la mesa e intentó reanudar las tareas donde las había dejado. Luego cogió el móvil y le mandó un mensaje a Mariola.

– Este fin de semana salimos de fiesta, 9:45.

Un comentario sobre “Cornudo (115)

  1. Pareciera que el chico que sale con la amiga es el futuro follador de Claudia, al menos algunas veces, pero esta salida del fin de semana que viene, puede ser el inicio de alguna aventura inesperada…..lo veremos…..

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s