BUFÓN LOCO

Todos hemos de reconocer que tenía una habilidad extraordinaria para el dibujo con tinta. Cualquier garabato con cuatro trazos y un par de sombreados lo transformaba en una imagen hiperrealista que parecía exceder los límites del plano en el que se había dibujado. Volúmenes imposibles que te hacían plantear si la tinta que ahí había en realidad sobresalía y podía ser palpado. Perspectivas que te animaban a introducir la mano en ellas para tocar lo allí plasmado. Siempre le observaba hacerlo en las reuniones. El y su cuaderno de cuadros que según íbamos divagando en cuestiones de trabajo, él iba rellenando con imágenes que cobraban vida ante nuestros ojos. A veces incluso parecía como si se movieran ligeramente. Lo suficiente como para preguntarse si había ocurrido o no en realidad.

Lo triste del caso es que el día que desapareció nadie pareció reparar en el hecho. Si obviamos aquella habilidad, nunca se hacía notar. Su puesto estaba situado en una esquina sin apenas visibilidad, y pocos de sus compañeros cercanos le habían escuchado alguna vez hablar. Ni siquiera estábamos seguros de cuál era su trabajo exacto. El únicamente iba, venia, asistía a reuniones y maravillaba a los que reparábamos en ello con sus imágenes de otro mundo.

Un día, pasado el tiempo se incorporó a la oficina un nuevo compañero. Un joven con el título recién sacado. El coordinador nos dijo que aquella mesa vacía seria su nuevo puesto. Me ofrecí a ayudarle a ocuparlo y presentarle a la plantilla en aquel su primer día. Cuando llegamos con el nuevo material el chico se quedó blanco. Sobre la mesa descansaba una pistola y un casquillo. ¡Era increíble el nivel de detalle de aquellas imágenes! Posiblemente su mejor obra. Hasta las sombras parecían proyectarse y difuminarse. Pase el dedo para cerciorarme de que no era real. Era casi palpable. Se lo explique al nuevo que pareció asombrado. Lo que no pude explicarle fue la extraña mancha de lo que parecía sangre seca en la pared. Como si alguien se hubiese metido un disparo en la cabeza y esta hubiese reventado en aquel mismo sitio.

¿Una última broma de mal gusto?

https://somewhereinprovidencia.wordpress.com

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s