ALEIDA ZOMBIE

Capítulo IV

Carol

10 de Agosto del 2016. Barquisimeto.Venezuela.

Parece mentira como puede cambiarle la vida a una persona, hace apenas un año estaba terminando el cuarto año de medicina, y hoy, estoy a gatas en medio de mi habitación, intentando encontrar el condenado bastón que uso por estar ciega.

Pero de que me voy a quejar, esto es un castigo, no sé si de Dios, Ala, Buda, o algún integrante de la “corte malandra” que últimamente esta tan de moda.

-Carol ¿Qué estás haciendo?- Me pregunto mi cariñosa, pero poco suspicaz hermana menor desde la puerta, teniendo que recordarme a mí misma, que soy la culpable de que haya perdido su último año de bachillerato por tener que atenderme, y así poder reunir fuerzas para no gritarle lo que era obvio.

-Pues… estoy haciendo algo de yoga Mary.- Le respondí con mi mejor sonrisa actuada mientras me incorporaba, había aprendido que la mejor manera de evitar provocarle lastima a las personas que me rodeaban, era o molestarlas, o hacerlas reír.

-¿Yoga? Interesante, bueno, entonces te dejo el bastón encima de tu cama, lo dejaste en el baño cuando estuviste allí.- Me contestó sin esconder su carcajada, ella es la única razón por la que no me he atragantado de pastillas y acabado con mi vida de una vez, siempre intenta hacerme sentir menos inútil de lo que en realidad soy.

-Ohh gracias, había olvidado que tenía uno.- Y la verdad era que dentro de mi casa poco lo usaba, ya en menos de un año había aprendido cada centímetro de ella, intentando por lo menos, no necesitar ayuda para movilizarme, pero tenía intención de salir al porche para como decía mi finada madre, “coger fresco”, y pues, siempre había algo atravesado que me podía hacer caer.

Era domingo, y no me acostumbraba a estar todo el día encerrada, en otra época estaría en la playa con algunos amigos de la universidad, pero ahora ni me venían a visitar, por lo que mi hermana y mi tía eran las únicas que estaban conmigo siempre.

Bueno, mi tía Dana en realidad no mucho, era la razón por la que había decidido estudiar medicina en primer lugar, ella era una de las doctoras más talentosas en el continente, y a sus treinta y dos años era la más joven encargada de departamento alguno de medicina molecular en cualquier universidad del mundo, lo que la hacía faltar bastante en casa.

Atravesé la casa sin dificultad, solo esquivando un par de bolsas que mi tía había dejado en la entrada, presumo antes de irse al trabajo, abrí la puerta y pude sentir los infinitos ruidos de la calle, el aire, el calor de la resolana, pero lejos de molestarme, me daban una sensación de normalidad que necesitaba a diario.

Me senté en un mueble grande de exterior que en otra época era el centro social de mis amigos, donde tuve mi primer beso de adolescente y también mi primera borrachera, dejándome llevar por los recuerdos de los buenos tiempos, de esos tiempos que al final no volverán jamás.

-Esto se ve feo.- Escuche decir a mi hermana que estaba sentada en el suelo frente a mí, sorprendiéndome, a pesar que había aumentado mi capacidad de percepción, Mary tenía la habilidad única de estar a mi alrededor sin poder darme cuenta, casi como un ángel guardián, o una gata mañosa.

-¿Qué es lo que pasa?- Pregunte a mi hermana, mientras ella se sentaba a mi lado, casi con un brinco, y me ponía los articulares que usaba con su Tablet.

-No se Carol, pero el mundo parece estar volviéndose loco, hay una especie de revuelta en Turquía, y Siria está completamente aislada.- Expuso Mary, mientras le daba volumen a alguna reportera de acento español.

“-Millones de refugiados sirios y de sus países fronterizos intentan llegar a Europa por Turquía y literalmente invaden Israel, además de los países de África del norte, se reportan revueltas en Estambul y conflictos armados en gaza, tanto la Unión Europea como Estados Unidos han cerrado sus embajadas y pedido a sus ciudadanos que hacen vida en esos países regresar a sus naciones, así como Rusia, Francia, El Reino Unido y los propios Americanos han retirado todas sus tropas de oriente medio, al finalizar este reporte ya se sabe de un apagón informativo en toda Turquía, y llegan reportes de altercados en Grecia, Bulgaria, Georgia, Armenia y Azerbaiyán, la división medica de la ONU habla de una amenaza biológica global.-“ Terminó de exponer la reportera, mientras Mary me quitaba los audífonos.

-Y no solo eso, vi un video de un aeropuerto Ruso, no me preguntes cual, un señor de unos ochenta años de pronto se agarró el pecho y cayó en medio de la sala de espera, claro, como podrás imaginar varias personas reaccionaron a ayudarlo, no pasaron ni cuatro o cinco minutos cuando de pronto…- Mary hizo una pausa, pude escuchar como su respiración se contuvo, se notaba como todo su cuerpo reaccionaba debido a la preocupación que sentía.

-¿Qué paso cabezona? No pensaras dejarme con el cuento mocho.- Le reclame, aunque no soy de preocuparme por nada, y mucho menos ahora, pero si me inquietaba sentirla tan afectada.

-El señor se incorporó y mordió el rostro de una mujer que le estaba haciendo RCP, literalmente le arranco un tajo de mejilla, a la vista sorprendida de todos, justo allí se acaba el video.- Término de contarme, y pudo escuchar cómo se llenaban de nuevo sus pulmones.

-Vamos Mary, ¿Ahora estamos en un episodio de The Walking Dead? Entiendo lo que parece todo esto, pero eso es algo imposible, probablemente el señor solo reacciono mal, estaba medicado o simplemente perdió la cabeza.- Le dije intentando calmarla, y en honor a la verdad, calmarme a mí misma, con una conjetura lógica.

-¿Y si lo estamos Carol? ¿Qué pasa si este es el inicio de algo más grande? Nuestro brillante presidente abrió las puertas de nuestro país a refugiados sirios y cualquiera que este huyendo de todo eso.- Exclamo Mary preocupada, en realidad, a pesar de sus diecisiete años era una persona brillante y muy lógica, si existe un riesgo biológico es un suicidio dejarlos entrar en su propia casa, solo para ganar simpatía internacional.

Justo cuando iba a responder pude escuchar la pequeña camioneta de mi tía entrar a la urbanización, tenía los amortiguadores dañados, y hacia un fuerte traqueo cuando pasaba por el reductor de velocidad de la entrada, aunque hoy en particular fue el doble de fuerte.

-¿Qué hora es?- Pregunte sorprendida, mi tía Dana jamás llegaría tan temprano un día de trabajo, al menos que sea una emergencia de nosotras, ya que hasta enferma es capaz de ir a la universidad.

-¿En serio me preguntas la hora? Son las diez de la mañana.- Me respondió indignada Mary, aunque su tono bajo al percibir mi preocupación.- ¿Por qué?

-Mi tía Dana está llegando.- Al terminar de decir eso, la camioneta aparco frente a la casa, mientras escuchaba a mi hermana incorporarse y caminar hasta la entrada.

-Mary, ayúdame por favor a bajar unas cosas que compre.- Exclamó mi tía Dana al bajarse de la camioneta.

Fue un sinfín de bolsas y paquetes que metieron dentro de la casa, unas más pesadas que otras, por el esfuerzo que ambas hacían para cargar lo que fuese que cargaran.

-Tía, creo que compraste todo el mercado, si nos agarra la guardia nos meterán presas por acaparadoras y bachaqueras.- Exclamó Mary con gracia, mientras por fin cerraba la puerta de la casa con el ultimo cargamento.- Hasta un bulto de papel de baño.

-Y espero que alcance, porque gaste todo lo que tenía en mi cuenta, e incluso rebase mis tarjetas de crédito para comprar todo esto, no saldremos de casa en un tiempo.- Respondió mi tía Dana mientras recuperaba el aliento, en su voz se le notaba lo tensa que estaba.

-¿Qué es lo que pasa tía? ¿Tendrá que ver con lo que sucede? ¿Son zombis?- Preguntó Mary directa, aunque cualquier seriedad para mí se caía cuando nombrabas a los zombis, ella parecía muy convencida de sus palabras.

-¿Zombis? ¿Dónde escuchaste hablar de ellos?- Exclamó para mi sorpresa mi tía Dana, prácticamente afirmando la posibilidad.

-Están en Internet, todas las redes sociales lo hablan, ya he visto varios videos de ataques.- Respondió Mary, mientras mi tía se dejaba caer a mi lado en el mueble.

-No sé por qué no se me ocurrió revisar en mis redes sociales, me concentre tanto en examinar los informes que me mando un amigo y colega, que olvide lo obvio… si chicas, no sé si pueda llamarlos zombi, pero aunque suene loco, es lo más cercano a lo que puede compararse.- Nos dijo la tía Dana para nuestra sorpresa, o mejor dicho, para mi sorpresa, no podía creer lo que ella acaba de confirmar.

-Por lo que pude leer en el informe e investigar por otros colegas en todo el mundo, se trata de una especie de virus, que se propago en Siria, hasta donde saben, parece que el virus como tal se contagia casi como la gripe común, así que para el día de hoy prácticamente todo el mundo puede estar contagiado.- Expuso la tía Dana dando una pausa para recuperar su aliento, estaba intentando mostrarse fuerte, pero su voz se quebraba por momentos.

-¿Cómo que todo el mundo? No entiendo, si ese fuera el caso todos en esos países fueran zombis ya.- Exclamó Mary confundida y sobretodo asustada.

-Mary están contagiados, pero el virus como tal solo se activa cuando la persona muere clínicamente, es decir, solo se convierten en… zombis, luego de morir, por lo que es imperativo que nos aislemos lo mejor que podamos, por lo menos mientras esto se resuelve, hay buenos doctores, científicos e investigadores intentando descubrir una cura, yo quisiera ayudar, pero en mis laboratorios ya ni guantes tengo, seria perder el tiempo.- Le respondió la tía Dana mientras recostaba su cabeza en mi hombro agotada, luego de todas esas revelaciones, las tres solo nos quedamos en silencio.

Yo pensé que mi mundo se había ido a la mierda cuando quede ciega, pero ahora parece que todo el mundo me iba a acompañar a tan precioso y paradisiaco lugar.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s