ÁLEX JIMÉNEZ

Hola me llamo Alex y os voy a contar lo que me pasó con una compañera de trabajo.
Bueno más que de trabajo,yo diría que de aficiones. La chica en cuestión se llama
Bea y nos dedicamos en nuestro tiempo libre a organizar escapadas por el campo y
rutas, para niños de nuestro pueblo.
Os describiré para empezar,como es mi compañera:
Bea es una mujer impresionante y espectacular en todos los sentidos, tiene treinta y
cinco años, es rubia con una bonita melena rizada, estatura normal, con unos ojazos
claros bellísimos que resaltan en esa cara tan guapa que tiene, tiene un cuerpazo que
se encarga de mantener a base de ejercicio( le encanta andar en bici) en el cual resalta
un culo de impresión…… acorde con su cuerpo, duro a primera vista y muy bien
formado, unas piernas torneadas y unos pechos que a mi gusto son ideales,pequeños y
erguidos, coronados por unos pequeños pezones rosados. En conjunto es una mujer,
muy pero que muy atractiva y tremendamente sexy. Me gustaría decir también que es
una mujer muy simpática y alegre, con una sonrisa cautivadora. Es capaz de derretir a
cualquiera si ella se lo propone.
Bea y yo solo coincidíamos un día a la semana, en el cual, programábamos las
actividades a realizar durante el fin de semana y sí decidíamos hacer algo, nos
juntábamos otro día para planificar la actividad. Para ello nos juntábamos en un local
cedido por el Ayuntamiento para estos menesteres y al que casi nadie daba uso,
excepto nosotros.
Esa tarde quedamos en el local para organizar una acampada con un grupo de niños,
cuya duración sería de cinco días. Teníamos mucho trabajo por delante, ya que, aparte
de acampar, teníamos que entretener durante muchos días a un pequeño grupo
infantil.
Bea llegó al local como siempre, impecable, yo ya estaba allí abriendo las persianas,
cuando bajo el umbral de la puerta, apareció ella.
Llevaba un vestido de verano, de esos de tirantes y por encima de la rodilla,
estampado y de un tejido vaporoso, el cual resaltaba su figura. Iba con unos botines
de verano, los cuales le daban un aire de película de vaqueros.
Bea me dijo:
– Ya estás aquí? Ufffff, que fresco hace aquí dentro……..se está mejor en la calle.
– Hola Bea, sí, acabo de llegar, estaba abriendo las persianas.
Bea se acercó y nos dimos dos besos. Al hacerlo pude comprobar que llevaba un
sujetador de encaje y transparencias, que no era capaz de disimular sus pequeños
pezones endurecidos, supongo que a causa del frío que hacía dentro del local.
Nos sentamos junto a una mesa y empezamos a planificar las diferentes actividades.
A mi la verdad me costó bastante centrarme, ya que, al estar tan juntos no podía
quitarme de la cabeza los pechos de Bea, constantemente pensaba en como sería
pasar la lengua por semejante manjar.
Como seguía haciendo frío, Bea tenía los pezones como piedras……. Por mi cabeza
pasó la idea de decirle que si podía hacer algo para aliviar semejante tortura,
acariciarlos suavemente para que entrasen en calor, pasar mi lengua lentamente por
su aureola y por todo su contorno o hasta incluso succionarlos con mis labios con
delicadeza.
Tal era mi despiste que creo que ella se dio cuenta de todo, era consciente que no
estaba atendiendo a otra cosa que no fueran sus pechos. Mas de una vez me pilló
mirándole el escote descaradamente y hasta pude atisbar una picara sonrisa.
La gota que colmó el vaso fue cuando Bea aduciendo falta de luz, se dirigió a la
ventana y se puso a subir la persiana a tope, lo hizo de un tirón brusco lo que no hizo
más que, atascar la persiana en su caja superior. Bea acercó una silla y se subió
encima para desencajarla.
– Ven ayudame, no sea que me caiga, sujetame anda, dijo ella.
– Voy, ten cuidado, dije yo.
Bea estaba subida encima de la silla intentando sacar la persiana y yo allí sujetándola
por la cintura. Desde esa posición podía comprobar su esbelta figura y todas sus
curvas………
Observe de primera mano que Bea llevaba un tanga a juego con el sujetador, se
marcaba perfectamente y desde tan corta distancia y gracias a la tela del vestido, veía
los cachetes de su culo a la perfección. Tal y como yo intuía, era un tremendo culo,
daban ganas de acariciarlo y por supuesto de pasar la lengua por él, lo tenía tan cerca
de la cara que no me hubiera costado nada hacerlo………
Yo ya estaba excitado a tope, tenía una tremenda erección. Bea era mi compañera y
amiga, pero uno no es de piedra……..me la hubiera follado allí mismo, encima de la
mesa.
Muchas veces había fantaseado con ella, estaba tan buena y era tan guapa y simpática
que Bea se había convertido en una especie de obsesión para mi. Últimamente cada
día que nos veíamos, era un suplicio para mi, sobre todo si se acercaba el verano y
Bea vestía de una forma más “sensual”, mostrando su bella figura.
Bea terminó con la persiana y continuamos planeando la salida. Decidimos que lo
mejor era quedar esa misma semana, dos días mas tarde para ir en bici a reconocer el
terreno in situ. Al terminar, Bea me ofreció ir a tomar algo al bar del pueblo:
– Vamos al bar, Alex, te invito a una cerveza, dijo ella.
– Venga vamos, que no tengo mucho tiempo, tengo una reunión luego, dije yo.
Allí en el bar del pueblo, sentados en la terraza, pude comprobar lo sexy que era Bea,
no hubo nadie en ese bar que no se fijara en ella, estaba preciosa y era la típica mujer
que hacía volver la mirada a cualquier hombre, el estar con ella en ese momento, me
hizo sentirme especial. Era yo el que compartía ese momento con ella, en esos
instantes, yo era el hombre más feliz en la tierra.
Tomamos la cerveza y tras una charla amena, decidimos irnos a nuestros respectivos
compromisos.
Yo no tenía ninguna reunión, solo deseaba llegar a casa para masturbarme pensando
en Bea y en lo que acababa de ver esa tarde, esa visión de su escultural cuerpo había
hecho mella en mi. Tenía una tremenda erección, estaban mis boxer y mi pierna
empapados de liquido preseminal,solo deseaba correrme de gusto y para eso era
necesario recordar los detalles claramente y empezar a masturbarme lentamente
recordando a esa impresionante mujer. Volvieron a mis retinas la imagen de esos
pequeños pezones, endurecidos por el frío………..
Me imagine por un momento lamiendo sus delicados pechos, pasando la lengua por
todo su contorno hasta hacerla estremecer…….
Mis labios succionaban los pezones con delicadeza, mojándoles después hasta hacer
gemir de gusto y placer a Bea……..
Mis manos acariciaban el culo duro y respingón de Bea, esto hacía que ella sintiese
unas cosquillas en sus glúteos y así Bea se estremecía de placer……..
Acariciaba con mis dedos la parte delantera del tanga, tocaba con mis yemas sus
labios hinchados por el deseo…….
Bea deseaba ser masturbada, no aguantaba el placer que le estaban dando mis
caricias…….
Su clítoris estaba hinchado y a cada paso de mis dedos, salían de su boca gemidos de
lujuria…….
– Ahhhhh, diosssssss que gusto….Alexxxxx….. gemía Bea
Deslicé mis dedos por debajo de la tela transparente de su tanga, Bea tenía el sexo
rasurado, era delicioso acariciar ese monte de Venus, tan suave y sedoso. Introduje mi
dedo corazón en su vagina lentamente, se notaba claramente que Bea también estaba
excitada, su humedad le delataba……
Bea gemía y dejándose hacer, se acercaba a mi cara besándome con lujuria.
– Uffff, que gozadaaaaa , ahhh no paressss
– Sigueeee aaaahhhhh, másssss aaasssiiii
Mi dedo había comenzado un metesaca más intenso y rápido y viendo como le
gustaba me atreví a introducirle otro dedo más.
Bea estaba totalmente a mi merced, el placer que estaba recibiendo por mi parte le
hacia vulnerable… yo seguía con el vaivén de mis dedos y notaba como ella cada vez
estaba más mojada. Contraía su espalda y a veces tenía que sujetarse a mi, debido a
que, de tanto placer recibido le flojeaban las piernas, eso sí siempre pidiéndome más.
– No paresssss ahoraaaa, voy a corrermeeee diosssssss
Bea tuvo su primer orgasmo y fue brutal…., de su sexo comenzaron a salir flujos y
más flujos, varios chorros empaparon mi mano y eso me encantó. Ver como se corre
una mujer es la cosa que más me excita, sobre todo si soy el causante de semejante
situación y si lo hace en mi cara después de una buena sesión se sexo oral, mejor que
mejor.
Continué masturbando a Bea con delicadeza, hasta conseguir que se corriera tres
veces más……estaba exhausta, completamente mojada, excitada y sudorosa pero con
cara de satisfecha.
Yo continuaba masturbándome lentamente, subía y bajaba mi prepucio despacio,
viendo mi glande rojo e hinchado por la excitación, mi glande estaba brillante y
mojado, gotitas de semen brotaban constantemente las cuales facilitaban la
masturbación. Incrementé el ritmo y el placer fue subiendo en intensidad. Tenía en mi
cabeza la imagen clara de Bea y el resto lo hizo mi imaginación…….No pude
aguantar demasiado tiempo y además no deseaba hacerlo, quería correrme de gusto
pensando en ella, en ese cuerpazo que tenía y en como me hubiera gustado follarla
una y mil veces.
De mi polla comenzaron a salir chorros de semen,calientes, viscosos…….estaba tan
excitado pensando en Bea, que fue una paja impresionante.
Bea por su parte, al terminar la cerveza se fue a su casa. Al llegar se dirigió al
dormitorio con la intención de cambiarse de ropa, se quitó el vestido dejando deslizar
los tirantes por sus brazos, éste cayó al suelo. Bea mirándose en el espejo,
comprobaba lo bien que le sentaba aquel conjunto de lencería, era blanco con encajes
y transparencias, el sujetador transparentaba sus pezones y el tanga parte de su
monte de Venus, su parte delantera era tan estrecha que los labios vaginales se
marcaban perfectamente.
Se sorprendió al ver duros sus pezones y aun más, al descubrir una pequeña mancha
de humedad en su tanga. Estaba ligeramente excitada y creyó saber el
porqué…….Saberse contemplada por Alex le había gustado, se dio cuenta de ello en
el local.
Alex no dejaba de mirarle el escote y comprobó que no le hacía mucho caso cuando
hablaba y el remate fue cuando se subió a la silla, sintió un escalofrío al recordar
como le había sujetado la cadera para evitar que se cayese. Sintió sus fuertes manos
aferradas a su cuerpo y la cercanía de su cara, con su respiración agitada, tan cerca de
su culo le resultó agradable y excitante.
Bea se desnudó, había tomado la decisión de masturbarse pensando en Alex. Antes de
comenzar, cogió una toalla y se la puso bajo su cuerpo al tumbarse en la cama, estaba
excitada y quería que aquella masturbación fuera merecedora de una buena corrida y
no quería empapar la cama con sus flujos.Acarició suavemente sus pezones, éstos
duros y erectos respondieron de inmediato a la caricia, Bea se estremecía y deslizó
sus dedos por su abdomen hasta llegar a su sexo, separó sus labios y pudo comprobar
que estaba húmeda……. Con la yema de sus dedos alcanzó su clítoris y lentamente
empezó a frotar y a acariciarle.
La sensación de placer aumentaba con cada caricia, Bea introducía dos dedos en su
vagina mientras con la otra mano se acariciaba el clítoris, gemía y sentía como la
sensación de bienestar y deso aumentaba poderosamente, ya no había vuelta
atrás………
Sintió próximo el orgasmo y una descarga le hizo arquear la espalda, había llegado al
clímax y fuertes chorros comenzaron a salir de su coño, Bea no dejaba de tocarse y la
sensación fue insuperable……le temblaban las piernas y sufría espasmos en su
abdomen. Siguió corriéndose de gusto y más chorros empaparon la toalla,
acompañados de un grito de placer:
– SSSsssiiiiiiiiii ahhhhhhhhh comooooo me corrrooooooooooo
Bea quedó exhausta encima de la cama, con su sexo dolorido por las fuertes caricias
y empapado por su tremenda corrida, su clítoris rojo e hinchado era buena muestra de
ello. Tardo en volver a respirar normalmente y plácidamente se acordó de su amigo
Alex y de como le hubiera encantado que fuera él, el causante de semejante placer.
Es más, pensaba en como tendría la polla y en ese momento Bea solo pensaba en
follarse a su amigo, tenía que trazar un plan o aprovechar una situación para poder
disfrutar con el amigo que tanto placer acababa de proporcionarle, aunque él no lo
sabía ni había participado……..
Días más tarde quedaron para ir a reconocer el terreno, llevarían sus bicicletas de
montaña. Alex llevaba su culote negro y su maillot rojo de ciclista, a la espalda una
pequeña mochila con liquido y un tentempié. Bea se presentó espectacular, en
cualquier situación ella iba impecable, llevaba un culote rosa estampado y una
camiseta blanca de tirantes. Estaba guapísima, el conjunto le quedaba como un
guante,se marcaban perfectamente sus labios vaginales y ese impresionante culo que
Bea tenía. Alex dudó de que llevara ropa interior aunque de lo que no tuvo duda fue
de que Bea no llevaba sujetador, sus pechos se marcaban a través del blanco
inmaculado de su camiseta y en ellos resaltaban sus pequeños pezones. Alex se excitó
en cuanto vió aparecer a su amiga, su polla empezó a crecer y la lycra no podía
disimular semejante erección. Intentó evitar que fuera visible para Bea, pero resultó
en vano , ya que, ella en el momento de acercarse, fué testigo de la excitación de
Alex. Una fugaz mirada bastó para que Bea se diese cuenta de como estaba su amigo
y no pudo reprimir una sonrisa pícara. Ser el motivo de excitación de Alex le encantó,
había escogido su vestimenta con la clara intención de ponerle a cien y visto lo visto
le había resultado bien, mejor de lo que ella esperaba, la tarde prometía……………
Se dirigieron en bici a la zona a reconocer, iban a la par charlando y pedaleando
tranquilamente. Hacía una tarde espectacular, tiempo soleado, más bien caluroso,
nada de viento, ideal para andar en bicicleta.
Alex debido a su erección se encontraba un poco incomodo, su pene endurecido
estaba aprisionado contra el sillín y esto hacía que cada pedalada fuera un pequeño
sufrimiento. Bea al contrario , iba muy cómoda, estaba acostumbrada a la bicicleta de
montaña. De vez en cuando echaba una ojeada al paquete de Alex, sonreía al ver lo
excitado que estaba su amigo y la forma tan rara que tenía de pedalear. Bea estaba
encantada con la situación, saber que su amigo estaba excitado por ella……uffffff se
sentía halagada y comenzaba a excitarse ella también.
Avanzaban por un camino entre el bosque, paralelamente estaba el rio, un rio con
poco caudal y aguas cristalinas. Llegaron a una zona en la cual el rio formaba unas
pozas naturales, en las cuales la gente solía bañarse.
Decidieron hacer un alto y explorar el terreno, puesto que, aquella era a priori, la
zona en la cual iban a acampar.
Bea tenía en mente la idea de follarse a su amigo y en aquel momento decidió poner
en marcha su plan.
– Alex, entonces acampamos aquí no? , dijo Bea
– Sí, creo que es el mejor sitio, tenemos espacio suficiente para las tiendas y encima
agua no nos va a faltar. Contesté yo.
– Además aquí nos podremos dar un baño, dijo ella.
– Sí, seguro que los críos se lo pasan en grande, dije.
– Pues a mi me apetece ahora mismo un baño, estoy empapada con tanto calor, dijo
Bea
– La verdad es que sí, este sitio es una pasada…..contesté
– Venga Alex, vamos a bañarnos
– No tenemos bañador…. Dije
– Y? Nos quitamos la ropa y punto, no tendrás vergüenza no? Dijo Bea
– Además no hay nadie que pueda vernos, esto está muy apartado y hasta el verano no
viene nadie por aquí, siguió diciendo
– No sé, dije
– No seas soso, esto quedará entre nosotros, no te asustarás no? Habrás visto alguna
vez a una mujer desnuda, no? Dijo Bea sonriendo
– Sí, bueno, vale, dije sin mucho convencimiento.
Por una lado estaba encantado con la idea, ver a Bea desnuda era una tentación
grandísima y sumamente apetecible. Lo había soñado un montón de veces…….pero
estando con la polla como un mástil, me hacía avergonzar, que iba a pensar Bea
cuando me viera excitado? Pensaría que era un salido?
Bea por su parte estaba encantada con la idea, deseaba ver la polla de Alex, seguro
que era preciosa……., deseaba ver lo excitado que estaba y si todo salía bien era el
sitio perfecto para echar un polvo en el campo.
No quería que Alex se echara atrás y rápidamente comenzó a desnudarse. Dejó el
casco junto a la bici, se quitó la camiseta y dejó a la vista sus preciosos pechos.
Alex miraba como Bea se desnudaba, contempló sus pechos y pudo constatar que
eran tal y como se los había imaginado, preciosos, erguidos, con esos pequeños
pezones coronando la pequeña aureola. Esto hizo que su polla diera un respingo….la
situación empeoraba, Alex estaba más excitado aun.
Bea miró a su amigo, atisbó su entrepierna y se dio cuenta de que su polla estaba a
reventar, se marcaba perfectamente en la lycra, el plan funcionaba….
– Venga vamos Alex, desnúdate ya, dijo ella.
-Voy, dije.
Alex se quitó el casco y el maillot, dejando a la vista su torso, que aunque no era
espectacular si que estaba musculado.
Bea vio que Alex estaba en forma, le gustó lo que vio, no tenía la tableta de
abdominales, pero estaba bien formado.
Bea tras quitarse las zapatillas se bajó el culote, dejándose puesto solamente un
pequeño tanga.
Alex al ver así a su amiga sintió un escalofrío recorriendo toda su espalda, tenía un
cuerpo aun mejor de lo que había soñado o supuesto. Bea parecía una modelo en una
sesión de fotos, tenía el mejor culo que Alex hubiera visto nunca, redondito, bien
formado, nada caido y aparentemente duro.
Alex se quitó el culote y posteriormente las zapatillas, quedó completamente
desnudo, ya que, no acostumbraba a llevar boxer cuando se ponía culote. Su polla
salió como un resorte, al ser liberada de la presión del culote. Dura como una piedra y
erecta como un palo.
Bea al verle quedó gratamente sorprendida, tenía una bonita polla, sonrosada,
parcialmente depilada, buen tamaño, ni demasiada larga ni demasiada gruesa, pero
muy apetecible.
Miró a su amigo y solo pudo exclamar:
– Guauuuu, Alex, vaya aparato que te gastas……dijo
– Que callado te lo tenías, dijo riéndose….
Alex estaba ruborizado y a la vez encantado con el comentario de Bea. El desparpajo
de su amiga le hacía sentir bien, estaba cómodo con su compañía. Alex no pudo
reprimir el comentario:
– La culpa es tuya……uno no es de piedra y verte así, ha hecho que me ponga así de
excitado.
– Tienes un cuerpazo, me encantan tus pechos y ese culo es una tentación, dije y tras
el comentario me dirigí al rio y me zambullí en la primera poza que encontré.
Bea se quedó pasmada por la sinceridad de Alex, siempre le habían gustado las
personas sinceras y su amigo no lo pudo ser más….
Se quitó el tanga dejando al descubierto su sexo rasurado y totalmente desnuda se
encaminó al rio junto a su amigo, iba despacio, con calma, dejándose observar por
Alex, el cual no quitaba la vista de su cuerpo. Le gustaba ser el objeto de inspección
de su querido amigo Alex.
Despacio y con cuidado para no resbalar, se fue metiendo en el agua, estaba fría y esa
sensación hizo que sus pezones se pusieran duros de inmediato.
Se acercó a Alex, mirándole a los ojos, con calma, sin prisa, veía como él no le
quitaba los ojos de encima, sentía fascinación al saberse observada.
Alex no podía apartar los ojos de aquella mujer, Bea su querida amiga, estaba
desnuda frente a él, se acercaba despacio y eso le excitaba……
Su polla seguía erecta a pesar del chapuzón y de las frías aguas del rio, la excitación
era más poderosa, nunca habría imaginado que esa excursión campestre se convertiría
en una tarde inolvidable.
Bea era preciosa, su cuerpo desnudo era como el que Alex veía en las revistas
eróticas que solía leer. No tenía ni un gramo de grasa, tenía un cuerpo escultural, bien
formado, se le notaba la carne de gallina debido al frío, los pezones…… duros como
piedras,sus caderas…… perfectas,su culo……. impresionante, su sexo……tentador
Bea llegó a la altura de Alex, lentamente le cogió por la barbilla, se acercó aun más y
le besó, fue un beso tierno, largo, dulce, jugó con su lengua y disfrutó como una
colegiala. Con la otra mano agarró su pene con suavidad y pudo sentir las
palpitaciones de semejante miembro,Alex estaba excitado, la dureza de su polla lo
delataba y eso hizo enloquecer a Bea.
Comenzó a masturbarle lentamente, subía y bajaba el prepucio con suavidad. El
hecho de estar mojado facilitaba la operación. Bea deseaba aquella polla, deseaba ser
follada por aquel miembro pero antes quería jugar un poco con Alex.
Alex no daba crédito, Bea le cogió la cara y le plantó un morreo en toda regla, le
metió la lengua hasta la campanilla y sintió como jugaba con la suya, fue un beso
tierno, apasionado, que hizo sentir a Alex mas deseo si cabe.
Notó como Bea le cogía el miembro y como comenzaba a masturbarle, bajaba todo el
prepucio y acto seguido volvía a subirlo, todo lentamente, con delicadeza. Alex fue
consciente que de seguir así, se correría en breve, ya que, tal era el grado de
excitación que en su cabeza solo podía vislumbrar una tremenda corrida de semen.
Alex levantó la mano, llevó su dedo corazón a la boca de Bea e hizo que esta abriera
la boca para chupárselo, acto seguido, bajó su mano,buscó su sexo y con delicadeza
se lo introdujo en su vagina. Bea gimió de inmediato, estaba excitada y al notar el
dedo de Alex dentro de ella, no pudo evitar reprimir un gemido de placer. Comenzó a
introducir su dedo y a sacarlo a continuación, Bea estaba excitada, los dedos mojados
por sus flujos no dejaban duda de que así era. Alex viendo lo mojada que estaba y la
cara que ponía al ser penetrada por su dedo, decidió introducirle otro dedo, ahora eran
dos, con los que masturbaba a Bea. Poco a poco fue incrementando el ritmo, hasta
que los gemidos de Bea eran más que evidentes. Sacó sus dedos del sexo de Bea y
ante la mirada atónita de ella se los metió en la boca. Alex degustaba los flujos de
Bea con verdadera ansia, le encantaba saborear los flujos vaginales.
Bea miraba con deseo como Alex se metía los dedos en la boca después de haberla
masturbado. Guió la mano de Alex hacia su sexo y acercando su boca al oído le dijo:
– sigue Alex, ahhh me encanta como lo hacessss.
Cuando Alex llevaba ya un rato masturbando a Bea, ésta sacó los dedos de su coño y
se llevó la mano de Alex a su boca, ahora fue ella la que chupaba aquellos dedos con
lujuria y acto seguido volvió a meter los dedos de Alex entre su sexo.
Alex no la dio tregua y tras un metesaca intenso, Bea comenzó a correrse de gusto,
sus piernas flaqueaban y un escalofrío recorrió,su ya arqueada espalda. Bea comenzó
a chillar, el placer que sentía era inmenso, su coño estaba empapado y chorros y más
chorros de flujo salieron de él.
– Ahhhhhhh, me corrrrooooooo aaaahhhhhhhhhh, que gustooooooo.
– No paressssss,si,si,siiiiiiiii ahhhhhhhhh.
Bea se recuperó de semejante corrida y decidió salir del agua, había visto una zona
cubierta de hierba junto a la orilla, era el sitio ideal……
Cogió de la mano a Alex y juntos salieron del agua, llevó a su amigo hasta la hierba y
le hizo tumbarse en ella. Se agachó y tras cogerle la polla con la mano, se la llevó a la
boca. Ese sabor le encantaba, tenía la polla dura y erecta, no cabía en su boca pero a
ella le daba igual, sabía perfectamente como volver loco a un hombre.
Bea lamía todo su tronco, bajaba su prepucio dejando el glande al aire y ahí es donde
concentraba toda su lamida. Sabía que era la zona más vulnerable y la que más placer
proporcionaba a Alex. Pasaba la lengua con maestría, haciendo estremecer a su
amigo.
Alex gemía una y otra vez, estaba en un sueño……intentaba asimilar lo ocurrido, su
mejor amiga, esa con la que tantas veces había soñado, le estaba chupando la polla
como una autentica profesional, le estaba matando de gusto…..
– Aaaaahhhhhh, Bea, que bien lo hacesssss, dioooosssssss
Bea chupaba con sus labios el glande de Alex, alternaba la lengua con los labios, unas
veces lamía y otras se introducía el pene en la boca, sabía que su amigo no aguantaría
mucho, notaba como su polla se hinchaba y palpitaba por el placer que estaba
recibiendo.
Bea quería disfrutar por más tiempo, así que, dejó descansar a Alex. Se tumbó en la
hierba a su lado, abrió las piernas, llevó sus dedos a su sexo, separó sus labios
vaginales e invitó a su amigo:
– Venga Alex, enséñame que puedes hacer con esa lengua….. dijo.
Alex lo estaba deseando, daba las gracias en su interior porque Bea hubiera
parado…se la estaba chupando tan bien, que no hubiera aguantado mucho tiempo
antes de correrse. Ahora tenía la oportunidad de demostrar lo bien que se le daba el
sexo oral, era una de las cosas que más le gustaba del sexo, dar placer a una mujer
con su lengua, le encantaba ver como se corrían de gusto, sobre todo si lo hacían en
su boca……
Vió a Bea allí tumbada invitándole al pecado y no se resistió, se tumbó a su
lado,comenzó a pasar su lengua por los pechos, saboreando cada poro de su
piel,centró sus lamidas en esos pequeños pezones, chupándoles con delicadeza y de
vez en cuando dándoles unos pequeños mordiscos con los labios.
Bea disfrutaba con los cuidados de Alex, sentía como sus labios saboreaban sus
pechos y eso le excitaba, lo hacía despacio, sin prisas, con cuidado, tal y como le
gustaba, nada de manosear ni estrujar, Alex la trataba muy bien.
Alex fue bajando hasta llegar a su sexo, daba pequeños besos y caricias a la zona del
pubis, Bea se estremecía con cada uno de ellos. Separó con cuidado sus labios y con
toda su lengua dio un lametazo que hizo temblar a Bea, ésta no se hizo esperar y
gimió de placer:
– aaaaahhhhhhhh, uuufffff que gozadaaaa…. Alex……
Alex seguía lamiendo……. sin prisa pero sin pausa, no daba tregua, era un experto y
sabía lo que a ellas les gustaba. Jugaba con su lengua, alternando entre los labios y la
vagina, tan pronto lamía sus labios vaginales como introducía su lengua en la vagina
de Bea. Cuando veía como gemía Bea, se daba cuenta de lo bien que lo estaba
haciendo y cuando se percató de que los gemidos se hacían más rítmicos y evidentes,
fue cuando se dedicó a pasarle la lengua por el clítoris……
Bea temblaba de placer…..gemía y chillaba por igual, la primera vez que se corrió
fue una pasada…….pilló a Alex desprevenido y chorros y más chorros salieron del
coño de Bea despedidos hacia la boca de Alex, éste no se apartó en ningún momento
y recibió todo el baño con gratitud. Pero no contento con semejante corrida, siguió
dando placer a Bea sin descanso, ésta no creía que era posible recibir tanto placer
pero Alex no dejaba de pasar la lengua por su botón…..
-Ahhhhhhhh, me corro otraaaaaa veeezzzz……aaaaaaahhhhhhh
Bea volvió a convulsionar, su espalda se arqueó, el escalofrío recorrió toda su espalda
y volvió a correrse de gusto……. Volviendo a empapar la cara de Alex, el cual,
disfrutaba de lo lindo viendo como Bea se corría de gusto.
Bea no aguantaba más y con cara de lujuria y deseo pidió a Alex que la penetrara allí
mismo:
– Alex, venga fóllame ya…… quiero sentir esa polla dentro de mi.
-Metémela hasta el fondo, dijo.
– Que gusto me has dado, diosssss ahora quiero correrme con tu polla, la quiero toda
para mi.
Alex se incorporó y allí mismo se la metió hasta el fondo, tenía el coño totalmente
mojado y lubricado, no le costó ningún trabajo…..sus huevos chocaban con el culo de
Bea con cada embestida que daba. Apoyó las piernas de Bea en sus hombros y
empezó a bombear con fuerza…Bea era embestida con fuerza, sus pechos se
bamboleaban al ritmo de las acometidas de Alex, estaba disfrutando de lo lindo…..
No esperaba eso de Alex, la verdad es que le estaba sorprendiendo, estaba gozando y
eso ya era mucho, puesto que Bea era toda una experta en sexo, le encantaba follar y
procuraba hacerlo a menudo y Alex se estaba portando como una autentica fiera….
Con esos envites, Bea sabía que iba a volver a correrse y así fue…..
– Ohhhhhhh dddiiiiioooosssssss otra vezzzzzzzzz………ahhhhhhh me corrrooooo.
Alex seguía empujando y metiéndosela hasta el fondo, hasta que Bea le mandó parar.
Quería cambiar de postura, ella era una verdadera experta cuando se colocaba encima
del hombre, tenía un movimiento de culo que pocos podían aguantar…….y decidió
que haría correrse a Alex con aquella postura.
Se subió encima de él, cogió su polla y guiándola con la mano se la metió hasta
dentro sin dificultad y Bea puso en marcha un ritmo endiablado….subía y bajaba a
una velocidad increíble, sin dejar de sacarla veía como esto le encantaba a Alex, éste
tenía la mirada perdida y solo se dejaba llevar hasta un orgasmo ya cercano….
– Me voy a correrrrrrr Bea, no aguaaaannnto massssss.
– Eressss increibleeeee aaaahhhhhhh
Bea viendo que Alex no aguantaba más , se bajó, cogió la polla y se la metió sin
dudar en la boca, pasó la lengua con suavidad y acto seguido comenzó a chupársela
incrementando el ritmo hasta que Alex no pudo aguantar más, dejándose llevar hasta
un orgasmo intenso y placentero……..
– Ahhhhhhh me corrooooooooo, diiiiioooossssss que gusssstoooooo
Bea tragó todo el semen de Alex sin desperdiciar ni una sola gota, por la comisura de
los labios llegaba a escaparse alguna gota pero ella la recogía con su dedo y se lo
llevaba a la boca mirando a su amigo a los ojos.
Ambos estaban exhaustos, habían disfrutado de sus cuerpos y del sexo como antes
nunca lo habían hecho. Quedaron abrazados en la hierba, Bea con su cara encima del
pecho de Alex y éste acariciando la preciosa cara de Bea.
La excursión fue un éxito, lo que pasó dentro de la tienda de campaña de Alex y Bea
fue impresionante, pero lo contaré otro día……..
Esto fue el inicio de una relación que dura hasta hoy, pasamos de ser compañeros y
amigos a ser pareja y ………….disfrutamos del sexo a diario.

Un comentario sobre “La monitora

  1. Tremendamente erótico, me encantó!…seguramente es el comienzo de una espectacular zaga no es así mi querido autor?…y sino….espero el siguiente relato que seguramente lo manejarás con la destreza expuesta en este, un abrazo!

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s