PENÉLOPE

Habíamos quedado con otra pareja, Mark preparo la barbacoa para los cuatro, cuando llegaron tomamos unos martinis y pasamos al salón para cenar.

Durante la cena hablábamos de nuestras respectivas relaciones, llegando a hablar de nuestra vida íntima, de cómo follabamos y esas cosas. Por lo que decían, yo pensé que yo era una princesa de leyendas, sabía que yo podía hacer muchas más cosas que Marta, así se llamaba ella.

Con la conversación vi que los chicos estaban con sus pollas duras escondidas en sus pantalones y a Marta se le apreciaban los pezones de punta, pasamos a sentarnos en el sofá, y empecé a tocarle el bulto del pantalón a Mark, Marta al verme hizo lo mismo a su chico. Ellos no salían de su asombro, pero se dejaron hacer.

Era como una competición entre nosotras, a ver cuál de las dos sabía satisfacer mejor a su chico. Me propuse jugar delante de ellos y poco a poco fui desnudando a Mark y Marta también a Juan, así es como se llamaba su chico y nos desnudamos nosotras también.

El ambiente estaba muy caldeado, nos mirábamos nuestros cuerpos y el deseo se palpaba, puse a Mark agachado y abrí sus piernas, mientras él se tocaba la polla, le iba pasando la lengua por el culo, al mismo tiempo que yo metía mis dedos dentro de la vagina.

Miraba de reojo a Marta y Juan y nos miraban asombrados, eso me motivaba aún más, él sentirme observada y seguí con el juego, después de pasar la lengua por el culo de Mark, le di la vuelta y le senté en el sillón, levanté sus piernas y le hice que se las sujetara él.

Era muy excitante verle con las piernas en alto y abiertas con la polla apuntando al techo, empecé a chuparlo todo, bajando la lengua hasta el culo y le tocaba la polla, cuando noté que iba a explotar me la lleve a la boca y la chupe moviendo mucho la cabeza y exploto con una fuerte sacudida, tragándome todo su líquido.

En ese momento me senté sobre su polla y me la metí hasta dentro de la vagina y empecé a masturbarme, apretando el clítoris con fuerza y moviéndolo con dos dedos y termine de una manera bestial, mirando a Marta como follaba a Juan.

Juan estaba encima de ella y se movía como un loco, supe que les excitó mucho vernos follando a Mark y a mi, mirándome mi coño abierto mientras chupaba la polla de Mark.

Juan tenía una polla dentro de la media, unos 15/16 cm., pero Marta tenía un coño grande, cerrado como el de una niña depilado, pechos grandes y los pezones rosa pálido.

Mark me dijo que le tocara el coño a Marta mientras Juan le metía la polla en la vagina, para ayudarla a correrse, pero cuando fui a acercarme, ella exploto gritando.

Fue tremendo follar los cuatro en el salón. Fuimos a lavarnos y nos vestimos, después tomamos una copa de vino mientras hablábamos de lo bien que lo habíamos pasado.

penelope.estudios@hotmail.com

womanpenelope.jimdosite.com

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s