MOISÉS ESTÉVEZ
Paseador de perros, barredor en el metro, hacedor de hamburguesas en
un puesto de comida callejera… cualquier trabajo era bueno si con él podía
sobrevivir allí, en la ciudad de sus sueños, donde desde que era pequeño quiso
estar. Aquel lugar gigantesco y afilado no le estaba dando de momento todo lo
que en un principio esperaba, casi no llegaba a pagar el alquiler, apenas si
tenía para comprar algún libro de vez en cuando, pero tendría paciencia.
Estaba seguro que el destino le tenía deparado algo mejor, nunca
perdería la esperanza, seguiría luchando, ya que el paso más difícil lo había
dado, dejarlo todo atrás, familia, amigos, lugar de nacimiento, un lugar por
cierto que no echaba de menos en ningún aspecto, para nada, en absoluto.
– Tarde o temprano llegará mi oportunidad. – Se decía observando el
metropolitano paisaje a través de la ventana de su minúsculo apartamento con
la mirada perdida.
Su ímpetu y su talento lo repartía en el poco tiempo libre que aquellos
trabajos le dejaban, entregando en un sin fin de editoriales sus escritos, textos
salidos desde su más profunda intimidad, creados con el alma, en lo que negro
sobre blanco plasmaba sus sentimientos en relatos y poemas que esperaba
algún día calaran en un público que seguro lo acogería con los brazos abiertos,
compensando así la arriesgada apuesta en su vida y la pasión que ponía en
sus modestas redacciones, repletas de palabras sinceras y sugerentes…

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s