DESMOND EUTAND

La abuela se agachó con una jarra de agua en la mano. Derramó la bebida en el lugar donde solía estar el cuenco metálico de Memento. Después sacó de la nevera un plato con restos de arroz y pollo y lo puso al lado del cuenco. Silbó. Volvió a silbar, pero Memento no aparecía.

– ¡Memento! – chilló.

En la habitación del fondo un joven se levantó de la cama. Se puso una chaquetilla blanca de enfermero y caminó hasta la cocina. Al llegar vio a la abuela, con el pelo revuelto y la bata a medio abrochar.

– Abuela, ¿qué hace? Vuelva a la cama.

– Sí, señor. – respondió, como hacía siempre desde que su cabeza se fue, dejando solo su cuerpo en este mundo y un único recuerdo que lo unía a él.

https://generadoresdeamor.wordpress.com

2 comentarios sobre “El hilo de la vida

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s