ROCÍO PRIETO VALDIVIA

 

La noche viene acompañada de lamentos;

de los te amo nunca antes dichos.

¿Pero para qué hablar de amor?

Sí hoy no quiero derramar perfumería.

Ni ser objeto de adoración.

Tengo ganas de hacer sangrar la poesía

y leerte hasta herir la madrugada

de algunos  lamentos miserables.

Para olvidarme de todo.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s