LOLA BARNON

Andrés

El sol se iba poniendo con mucha lentitud. Era más de las nueve y media y aún brillaba. Andrés vio a Nico irse. Sonrió con un punto de tristeza. Sí, era cierto que Mamen era muy atractiva y atrayente. Una mujer guapa, con estilo, elegante, muy sensual y ese punto de travesura malévola tan tentador y estimulante. No mentía cuando pensaba que era una mujer espectacular, y por la que, en otras circunstancias, podría llegar a sentirse atraído. Pero no, no lo estaba. En verdad, nunca lo había estado. Pero había tenido que engañar a Nico. Sintió que no le quedaba otra alternativa.

Se giró de nuevo viendo como Nico se alejaba, y caminaba en dirección a su coche. Pensó en él, un buen tipo con una pequeña perversión, en principio inocente y sin mayores problemas, pero que había terminado por agrandarse de forma peligrosa. Sin quererlo, o sin ser consciente del riesgo que aquello suponía, había cruzado una temeraria línea sin reflexionar y valorar las consecuencias que podían traerle a él. Y a Mamen. Y por su experiencia, ninguno valía para permanecer en este juego. Algo sabía de esto y conocía las características necesarias para afrontar esos roles de mujer que follaba y marido consentidor. Ninguno los poseía; muy pocos, en verdad, tenían aquello. Él, Nico, a pesar del paso que había dado, era inseguro y conservaba miedos. Ella, inocente a pesar de su sensualidad innata, e impulsiva, caprichosa y provocadora, pero sin llegar a ese estado de seguridad, inhibición y carisma que se necesitaba para jugar en esa liga. Los dos eran demasiado buenos, inconscientes e ignorantes de lo que habían iniciado. Si continuaban con aquel juego tan arriesgado, se quemarían. Sin duda.

No pudo evitar volver a leer las pantallas de Whatsapp de los posteros mensajes que ella le había enviado en los últimos días, tras ese fin de semana en el que él empezó a intuir lo que no podía suceder. En uno de ellos, y tras mantener con él algunos mucho más tiernos de los habituales, la frase de «sé que te estoy empezando a querer», volvió a clavarse en sus ojos recordando a esa Mamen tierna y atractiva. Su pecho, como el domingo cuando llegó a su casa, sintió nuevamente la misma dolorosa y punzante aflicción. Ahí fue, en ese preciso momento, cuando sintió el vértigo que le alertó del cercano riesgo que acechaba. Él, por suerte, sabía jugar a esto. No era la primera vez…

El martes siguiente, después de dejar a Mamen en las cercanías de su casa, decidió dar de baja aquel número de teléfono móvil y romper definitivamente el vínculo que empezaba a unirlos con demasiada y peligrosa cercanía. Allí, ese anochecer, en su coche, y mientras ella le besaba con una ternura infinita y un brillo especial en su mirada, volvió a decir una frase altamente peligrosa: «Creo que te quiero un poco…». Aquel vértigo que le avisaba como una bocina de un barco, lo  invadió de nuevo.

        Andrés llegó a su coche. Fue a introducir la llave, pero antes se giró para mirar nuevamente la espalda de Nico que se alejaba despacio con las manos en los bolsillos. Deseó, sinceramente, que nunca se enterara ni de aquellas palabras, ni de los últimos mensajes que Mamen había dicho y escrito.

Pensó de nuevo en ellos, en que si no detenían aquello, saldrían mal parados. Lo intuía. O directamente, lo sabía. No serían los primeros que pensaran que aquel juego tan tentador era inofensivo y que se podía entrar o salir con facilidad.

        La imagen de su hijo se apareció en sus pensamientos, y sus ojos se encharcaron. Todo lo hacía por él, para mitigar su enfermedad, que irremediablemente, se lo llevaría en pocos años. No había solución, por desgracia. Y de nuevo deseó que a él, un modelo sin futuro, un licenciado en Educación Física sin apenas posibilidades, también le gustaría tener otra vida. Una vida muy distinta, una vida sin frialdades, sin tarifas ni horarios. Una vida normal, como la que hasta hacía poco habían tenido Mamen y Nico.

No pudo evitar recordar a sus padres, volcados en los cuidados de su hijo enfermo, que desconocían totalmente la verdadera fuente de sus ingresos, y deseó que la vida no fuera así de complicada. Ni tan cruel.

Subió al coche, cerró la puerta, apoyó las manos en el volante con la imagen de Mamen y Nico aún en su cabeza, y encendió el motor.

En media hora tenía una cena a la que no le apetecía nada acudir.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s