MOISÉS ESTÉVEZ

No puedo recordar por más que lo intente el día exacto en que decidiste
alejarte de mí. Supongo que no fue una decisión repentina, que lo pensaste
detenidamente, pero lo que si sé es que mi vida es otra desde que no te veo.
Esta melancólica epístola
delatora de recuerdos imborrables,
esta sincera carta
protectora de un pesar visible,
esta misiva llora
un amor ausente.
Mi corazón afligido,
no descarta la muerte.
Porque sin ti muero. Minuto a minuto, el tiempo presente me anuncia de
manera constante de que no estás, y yo quiero tenerte. Maldita la hora y
maldito el momento en que dejé de hacerlo. Mi vida sin ti carece de sentido, el
reloj lento transcurre, mientras araña mi alma con sus afiladas y crueles
manecillas. Tic, tac, tic, tac… Busco consuelo sin hallarlo, porque lo que en
realidad quiero es que vuelvas…
G

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s