ANA DE LACALLE

Deambulaba; oscilando entre la diversidad de posibilidades que debía haber de ser. En la némesis  divina que acecha  sedienta me recreaba, convencida tal vez de su veracidad y temiendo que su propósito de repartir justicia de forma  equitativa, absorbiera mi ser para disponerlo tras mi muerte en algo que se correspondiera con mi vida actual.

Conciencia de dónde procedía y cómo habían actuado mis predecesores no me faltaba, y quizás, por ello, sentía como me agrietaba saldando culpas ajenas de mi filiación genealógica. Casi algo parecido a eso que algunos llaman el Karma.

Ante semejante circunstancia, y tras días merodeando a su alrededor sin verlo, me espejeé en ese roble con cavidades oscuras que se asemejaban a profundas heridas milenarias. Su inclinación, su aparente monstruosidad parecían alertarme de aquello en lo que podía metamorfosearme en ese ciclo eterno del que algunos hablan, también, que es la reencarnación.

Siempre había creído que la transmigración de las almas era una estrategia de dominación urdida por determinadas religiones para doblegar la voluntad humana. Total, otros hablan de la resurrección de forma algo ambigua: solo los pobres de espíritu entrarán en el Reino de los Cielos porque ellos ya han redimido sus pecados, o bien Dios siempre perdona; lo cual no se ajusta al acceso de unos al Paraíso y no de todos, relegando a los peores al infierno.

Así es que ante esta tesitura me abstuve de creer. Sí, me dejé llenar de nihilismo, de la nada. Pero ese día, contemplando el roble, sentí un fuego asfixiante que aventuraba cuál sería mi próximo destino: reencarnarme en un espécimen aberrante, deforme  y maltrecho que reestableciera la diké, la personificación de la justicia en el mundo humano.

Porque no solo somos reos por nuestras gestas, sino que intuí que había un ciclo cósmico orientado a la reparación, y que ese roble tullido no era más que la  imagen de mi alma proyectada virtualmente.

www.filosofiadelreconocimiento.com

Un comentario sobre “La metáfora de la reencarnación

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s