ROCÍO PRIETO VALDIVIA

 

Se alzará el crespón con su funesto canto.

Las baldosas cantarinas extrañan el golpeteo.

Los ríos siguieron sus caminos rojos.

¡No hay perdón, no hay olvidó!

¿No hay castigo para los culpables?

Las estampas del 68 siguen vivas.

En los ojos llorosos de los que sobreviven.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s