ECONOMISTA

– Te lo juro tío, se estaba haciendo un dedo en su despacho, le dijo Lucas a Mario en la habitación de éste.
– Si, ya, jajajajaja, y tu justo la pillaste, no?…anda dejar de decir tonterías…
– Que es verdad joder, ¡¡se estaba corriendo cuando abrí la puerta!!, ni tan siquiera se dió cuenta de que estaba allí…hasta que abrió los ojos.
– ¿Y cuanto tiempo la viste?
– No sé, 10 o 15 segundos, tienes que creerme Mario, ¡¡es verdad!!
– Lo dices tan en serio que me lo estoy empezando a creer…pero estarás de acuerdo conmigo en que es dificil hacerlo.
– Si, sé que suena raro, que fui a su despacho a darla las gracias por ser tan buena profesora y por haberme hecho esforzarme tanto en inglés hasta sacar un notable…además viniendo de mi, que me estoy follando a su mejor amiga, pero es que pasó de verdad, ¡¡se estaba haciendo un puto dedo mientras se sobaba las tetas por encima de la camiseta!!, tenía el pie así puesto en una silla y estaba con la cabeza echada hacia atrás…¡¡fue increíble!!, se me puso dura al momento…
– Si viste eso, como para que no se te pusiera…jajajaja
– De todas formas, no digas nada de esto, no lo puede saber nadie, solo tu y yo…
– ¿No se lo vas a contar ni a Mariola?
– Pues no sé que hacer, no gano nada con decírselo, lo único que puede pasar es que hable con Claudia y ésta se enfade o que Mariola crea que me lo estoy inventando con algún propósito raro, casi es mejor que no la diga nada de todo esto…es un secreto que quedará para siempre entre tu y yo…
– ¿Quieres que lo dibuje?, dijo Mario.
– ¿Lo harías?, eso sería la hostia, como si hubiera hecho una foto…
– No tengo ningún problema, podemos intentarlo, voy a sacar un folio…

Mario se sentó en su mesa de dibujo y sacó una hora un poco mas grande de lo normal. Cogió un lapicero y empezó a hacerle preguntas a Lucas.

– Bueno la ropa que llevaba, era una camiseta blanca y falda vaquera, eso lo vi yo cuando entró en el instituto…¿te acuerdas de como era el dibujo de la camiseta?…
– Si, en el dibujo me iba a fijar, ahhh calla si, era algo infantil, un Micky Mouse o una mini, creo que era una Mini Mouse…
– Perfecto…¿desde que ángulo la viste?, distancia mas o menos…
– Así la puerta está a la izquierda de su mesa, a unos tres o cuatro metros, mas o menos en éste angulo, dijo estirando el brazo…

Mario hacía trazos de la mesa y enseguida se puso a dibujar a Claudia, lo había hecho tantas veces que le salía natural su cara.

– No así no, dijo Lucas, tenía la cabeza hacia atrás y los ojos cerrados…la pierna izquierda flexionada, la mano izquierda sobre sus pechos y la derecha entre las piernas, aunque esta no podía verla porque me tapaba la mesa, solo se la veía mas o menos medio muslo de la pierna que tenía flexionada…
– Entiendo, dijo Mario dibujando a toda velocidad.
– ¡¡Joder eres una máquina!!, si tío, era así, joder, ¡¡es la puta hostia!!, dijo Lucas cogiendo el papel y mirándolo con detenimiento.
– Es solo un boceto, tranquilo…
– ¿Un boceto?, con esto podría pajearme ya…
– Tengo que repasarlo y luego pintarlo, me llevará un rato, pero si, va a quedar muy bien…
– ¿Me lo puedo quedar?, por favor…
– Claro, pero voy a hacer otro dibujo, tienes que dejármelo para que lo copie…éste es especial, tiene que estar en mi colección…
– Por supuesto que es especial, muy especial, no se pilla todos los días a una profesora pajeándose y menos a una tía como Claudia…

Lucas estuvo un rato jugando a la Play mientras Mario terminaba de hacer el dibujo, cuando lo hizo le dio las gracias a su amigo.

– Gracias tío, me encanta…
– No es nada, oyes, ¿mañana quedamos en la biblioteca para estudiar?
-Si, por supuesto, no queda nada para la EBAU.
– Vale, pues allí nos vemos.
– Venga ciao…ahhhh Mario y ya sabes…de esto ni una palabra a nadie…

Llegó Lucas a su casa y metió en el dibujo en un cuaderno que le había regalado Mario para tal efecto. Estaba preparado con hojas de calco entre medias para ir guardando las obras, ya tenía unas 25. Abrió el cuaderno por el principio y fue repasando en orden los dibujos que le había ido haciendo su amigo. Al principio eran todos de Claudia dentro del aula que recreaba muy bien Mario, había dibujado a su profesora de pies en la pizarra, unas veces vestida, otras dando clase delante del resto de alumnos solo en conjunto de lencería, en otros dibujos estaba desnuda solo la parte de abajo, en otros solo la parte de arriba, en otros desnuda en tacones inclinada hacia la pizarra mostrando su culo, en otros en su silla de profesora abierta de piernas mostrando su coño, luego empezó a incluir a Mariola en sus obras a petición de Lucas.

El dibujo preferido de Lucas era el que estaban las dos en una cama y Mariola con una polla de goma se follaba por el culo a Claudia a cuatro patas. Se recreó con calma en los 25 dibujos, la verdad es que Mario era un artista y los hacía con mucho detalle, parecían tan reales. Cuando terminó de repasar todos se tuvo que hacer una paja y se corrió mirando el último.

Llevaba un par de días que no podía sacarse de la cabeza la imagen de Claudia masturbándose en su despacho. Había sido la hostia, pero pensó que no iba a ganar nada contándolo por ahí, primero que no le iban a creer, hasta su amigo Mario dudaba de la historia y segundo si se hacía público podrían perjudicar a Claudia esos rumores por el instituto. Decidió de momento tampoco contárselo a Mariola, pero con el cuaderno en la mano y conociendo lo morbosa que era Mariola sabía que esos dibujos si que la iban a gustar.

La siguiente vez que quedaran para follar llevaría el cuaderno para enseñarla los dibujos que había hecho Mario sobre ella y Claudia. ¿Cual sería la reacción de Mariola?

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s