ANTONIO LÓPEZ VALLEJO

Se nos está escapando, yéndose entre chubascos y nubarrones; el viento frío que nace tras las montañas se lo está llevando. Veo su marcha en el tiritar de los pajarillos, que cargan con el frío de la noche y el rocío de la mañana sobre su abultado plumaje; los veo mirar a los lados, sorprendidos, confundidos, buscando una explicación a la ausencia de un sol que hasta hace unos días calentaba sus diminutos cuerpos y despertaba sus instintos más primarios y placenteros.

Ya caen de los árboles las primeras hojas, que tocan un suelo desnudo y húmedo, anunciando la llegada del otoño, que traerá el recogimiento y el abrigo, la calma y la introspección, imponiendo un ánimo de castidad y rudeza a unos corazones hasta ayer acelerados y apasionados.

Se nos va el verano. Atrás quedan las escapadas, las ganas de aventura, de sol, de playa, las ansias de ese amor estival que llenará con sus caricias, con su recuerdo o con su ausencia las melancólicas tardes de otoño.

Los abuelillos miran al cielo, anticipando el frío que entumecerá sus huesos, doliéndose de los calambres futuros, sufriendo ya el encierro obligado que traerá la lluvia, y temiendo la caída de la hoja, que cada año se lleva consigo ilusiones, ganas y vida.

Se nos va el verano. Pronto el campo estará desnudo y dormido, descansando bajo el gris de un cielo tibio. Llega el tiempo de las granadas y las almendras, de nueces, de bellotas y castañas, de espirales de humo trepando por encima de las chimeneas de las blancas casas de los pueblos andaluces.

Se nos va el verano, trayendo un otoño que promete paseos solapados, cafés urbanos, contemplación, hojas en blanco y bolígrafos mordisqueados en busca de una inspiración con la que juegan unas musas coquetas y traviesas, que se divierten mostrándose a medias, haciéndose perseguir.

Nos queda la promesa del veranillo de los membrillos, fugaz y tenue reflejo de este verano que se nos va, que dará paso a otras estaciones, que nos llevarán a otro verano, nuevo, futuro, prometedor, sudoroso y febril, que traerá otros recuerdos, otros amores, otras playas, otras mareas, pero este, este que está acabando, este verano se nos va, se nos escapa minuto a minuto, entre las sombras de un atardecer cada vez más prematuro, se nos va.

https://antoniolopezvallejo.wordpress.com

Un comentario sobre “Se nos va el verano

  1. Buenas tardes, me ha gustado mucho como has enfocado el tema. Te invito a que visites mi blog: minovela.home.blog donde comento mi novela “S.H. El Señor de la Historia” Como maestra que soy, tiene todo ella un alma pedagógica que va fluyendo entre sus páginas, como respuesta a mi inquietud por la educación de las nuevas generaciones. Cada capítulo intenta ser parte de las experiencias de vida, gestos y relatos que me han tocado por dentro a lo largo de mi existencia. Trata del diálogo de una chica que viene del futuro y conversando con ciertas personas del presente, que pretenden ser coherentes con sus valores existenciales, le cambia la visión del sentido de la vida. Seguro que te parecerá interesante. Me gustaría que me siguieras y compartir mutuamente esa riqueza de las personas que buscan vivir en profundidad.
    Hasta pronto
    Mary Carmen

    Le gusta a 1 persona

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s