ISA HDEZ

Al otro lado del edificio se oyó un grito que me despertó, me había quedado embelesada y ya no pude seguir durmiendo. Era el grito de un niño, parecía aterrador, como de miedo intenso. No quería pensar en lo peor, en el horror que está de moda, … deseaba con todas mis fuerzas que ese ruido hubiera sido producto de mi imaginación, o el despertar de un sueño. Quisiera que fuera eso, un sueño, y que no me causara ese desasosiego que estaba sintiendo en ese momento. Me levanté y me asomé a la ventana para ver si veía algo que me diera alguna pista, pues el ruido estaba grabado en mi mente y parecía que lo seguía oyendo, con más intensidad, como si martilleara mis sienes, notaba como una presión que me inducía a pensar en que quizás no se hubiera producido el grito, sino que era fruto de mi pensamiento. Intenté volver al sofá y dormir un rato más, bajé la persiana del salón para oscurecer la estancia y atenué el sonido del televisor, y de nuevo me embelesé, me adormecí, y otra vez me despertó algo que me sobresaltó. Esta vez eran sirenas de ambulancia y policía. Me asomé de nuevo a la ventana, y al otro lado vi una señora mayor que salía con un niño en brazos, se subieron en un coche negro charol. Después observé como introducían a una mujer en la ambulancia, y salió con la sirena y las luces a toda velocidad. Por último, salió un hombre con las manos esposadas y dos policías uno a cada lado, y lo introdujeron en un furgón policial. El grito que me despertó no había sido un sueño.

© Isa Hdez.

 

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s