IMELDA MERAZ

 

Siempre hay una razón para seguir viviendo

¿Cuán grande es mi dolor?

No lo sé, no tiene medida

A veces en mi soledad grito tu nombre

Y mis sueños se aferran a tu recuerdo

No quiero sentir el frio de la soledad

Mi amor sobrepasa fronteras

Llega hasta donde tu estas

Me regalaste tu ternura, tu sonrisa

Tu voz, tu belleza angelical

Esa es la razón para seguir viviendo

Esa razón eres tú.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s