ESRUZA

 

El tono de la voz define a las personas: unas voces son agudas, otras graves,

algunas son firmes, unas más son melodiosas o amelcochadas, desagradables

y chillonas, pero la de él le parecía completamente diferente a otras voces;

la reconocería en cualquier lugar sin verlo

 

Le gustaba escuchar su voz: firme, segura, muy de acuerdo con un hombre tan

diferente como él, una voz muy especial.

 

Timbraba el teléfono, eventualmente, después de la nueve de la noche; y su corazón

palpitaba fuerte, en su estómago revoloteaban mil mariposas; le parecía hasta

cursi recordar éso en una persona como ella, “muy propia” aparentemente fría.

Le gustaba lo que decía; ella, no decía mucho, nunca había sido buena para hablar,

y éso era un gran problema. Tal vez podía hacerlo antes, cuando estaban juntos,

ahora ya no; escribiendo expresaba mejor lo que sentía y pensaba, tenía esa

costumbre que a él parecía no gustarle mucho.

 

Siempre recordaba su voz, le parecía, no dulce precisamente, no lo era; no era

romántico, pero sí muy sensual y agradable el tono; la forma de hablar de cosas

sensuales le agradaba, aunque no lo dijera.

 

Hacía mucho tiempo que no escuchaba esa voz, pero esa voz estaba grabada en su

memoria; una voz que nunca olvidaría aunque pasara y pasara el tiempo.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s