MOISÉS ESTÉVEZ

Casi cinco años en los que habíamos compartido nuestras vidas. Desde
mi llegada a la isla supuso un apoyo imprescindible para mí, un guía necesario
que poco a poco fue conociéndome hasta protagonizar la búsqueda de mi yo
interior, y haciéndome descubrir sensaciones que jamás hubiese imaginado
que estaban tan cerca.
Esencial en el día a día, pilar indispensable, me pidió que le acompañara
a recoger unos resultados médicos, y la noticia no pudo ser más terrible…
Samuel, lo siento, tienes un cáncer terminal. Podría decirse que esa fue la
frase resumen de lo que nos dijo el doctor.
El cielo de Manhattan se desplomó
cual gigantesca losa de cemento,
pesada, magna, ineludible cayó.
Llora.
Las tormentas envolvieron dos almas
y los rayos arañaron corazones.
La oscuridad copó el presente,
el futuro con su destino, desoladores.
– No te preocupes – me dijo. – Los días que me restan los viviremos con
mayor intensidad si cabe. Yo, con un nudo en la garganta, incapaz de articular
palabra, comencé a llorar, y a día de hoy aún no he parado…

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s