MARCELA VARGAS

El barrio

Durante gran parte de su vida, ella adoró insondablemente todos los lugares que pisó en el barrio. En ellos, tuvo una gran niñez, por eso no los soltó ni siquiera al llegar a las tres décadas de existencia (cuando ya vivía a muchos kilómetros de distancia). Día a día, año a año, pensaba en volver allí. Se había ido hacía mucho tiempo, pero donde se mudaba no era feliz. Estaba siempre recordando y anhelando cosas que no debía porque eran parte del pasado.

La joven tuvo varias oportunidades de retornar al suelo anhelado, inclusive en sueños. En ellos, volvía y todo estaba como antes. Junto con su familia, se encerraba en esa querida casa perdida y procuraba que nadie la viera nuevamente. Que no la molestara. Que no la recriminara por regresar al pasado. Se escondía allí, se protegía.

Pero al realizar una visita real luego de tantos años, algo le hizo ver que las calles hermosas y rectas del barrio añorado eran onduladas y empinadas. Que los buses preferidos tardaban mucho en llegar y eran manejados a gran velocidad. Que en invierno, uno se moría de frío. Que en los locales comerciales no había variedad de productos y servicios, y que estos eran brindados de la peor manera posible.

En dicha oportunidad, la muchacha fue a una plaza añeja y se sentó a contemplar el paisaje. Allí, se dio cuenta de que necesitaba ese punto de vista para dejar de martirizarse con el pasado. Para continuar.

www.relafabula.wordpress.com

2 comentarios sobre “El barrio

Responder a Marcela Vargas Cancelar respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s