MANGER

Las últimas luces del atardecer extinguen por fin los vívidos colores del parque. Al poco, se fueron encendiendo las pocas farolas que permiten a duras penas caminar entre sus angostos senderos; y así sentía ella el temor de resbalar y dar con el etéreo cuerpo en el sucio y húmedo empedrado.

La niebla fue cayendo pesada; se permitió en un breve instante ocultar a los ojos del más avezado caminante los contrastes de los objetos, y hasta el contorno de sus líneas se trocó difuso e ininteligible. En apenas unos años se hizo noche cerrada y el recuerdo de una hermosa tarde de verano la hizo rememorar los tiempos en que el trabajo y la riqueza formaron parte igualitaria de un fin común. Nada se hace esperar -afirma el dicho, certero o equivocado-, porque todo llega cuando llega, y no vale aguardar al inactivo, ni al profano, ni al enseñante, ni al rico, al pobre, al lerdo ni al estudiante.

Y menos ahora, que ya ha llegado.

Cruje el verso al sentir hender su cuerpo por la rama del reseco aligustre y, entre el impreciso rojo anaranjado de los escaramujos que aún conservaban los pocos rosales silvestres que se salvaron de la larga y bacanal fiesta, surge la grotesca figura de la anciana, piel curtida por siglos de amores, de odios, de (pocas) buenas y (muchas) malas experiencias. Sus ojos se agrandan llorosos, y su cansada mirada, sobrepuesta a las lechosas telillas que ahora los cubren, ahoga en sus velos el dolor del alma, impertérrita ya al espanto, triste, vencida y encorvada. Camina y se para quietamente; intenta volver, cojea y acto seguido engulle los pasos con sabor a tiempo, del poco que le resta, como intentando recuperar los hijos perdidos en el largo camino de su existencia.

Un sólo instante de estos últimos años ha bastado para postrarla; pero aún no quiere aceptarlo, o al menos parece ignorarlo. Recuerda con amargor sus vetustos amores con Zeus en la hermosa isla de Creta, y a sus primeros hijos, Sarpedón y Minos. ¿Qué fueron de ellos?… ¡Qué tristeza! … Vuelve su vista y escudriña en la negrura del parque como queriendo resolver el extraordinario enigma de su secuestro y violación. Pero es inútil luchar contra los dioses, y ella lo sabe por propia experiencia.

Le quedan esos hijos adoptivos que la comen, que la devoran poco a poco, mucho a mucho, cara a cara, sin piedad alguna…

Han pasado largos siglos y ya es inútil la lucha. La idea fue buena hasta sentirse condenada al fracaso, convencida ya de su falta de fuerzas. Varias lenguas, muchas razas, varios pueblos, una guerra con sus odios y rencores, han hecho imposible mantener su lozana y añorada juventud. La falta de hermandad entre aquellos sus hijos la ha agotado.

Pero… ya no es tiempo de mirar atrás, se dice.

 

Y se dice bien; no se equivoca. Está herida de muerte y tiene conciencia de la amarga e imperiosa necesidad que la embarga: algunos han de ser rechazados, extirpados y olvidados. Recuerda vagamente cómo Cátulo bautizó burdamente su lengua como “Tierra de Conejos“. Pero eso es ya muy antiguo. Le duele, cierto es, y llega a la postrera convicción de que deberá perder el don del habla antes que el don de la vida, aunque en un vano intento de recuperar con ello su antigua lozanía.

 

Piensa que se ha tomado el tiempo suficiente para repasar sus pensamientos, sus viejos recuerdos. Retoma su lento caminar por el angosto sendero, no sin antes morder su peninsular lengua con extremada fiereza y escupir con furia aquel trozo rodeado de mares junto con la ponzoña que intoxicaba su ahora desgajado, rojo y jugoso músculo.

Hispania agoniza… Sí, lo sabe…

Pero han sido hijos de un dios menor.

¿Qué fue de Minos y Sarpedón?…

Y llora amargamente.

Ahora ya no habla; solo llora con dolor, y en su mente martillea la parte más cruda de un viejo verso:

De mis entrañas extirpo
los recuerdos de un amor desesperado…

Densas y negras lágrimas llenan el camino de la oscuridad mientras la triste y fea encorvada sigue repitiendo la corta elegía, cada vez más lastimeramente, y su grisácea figura desaparece poco a poco al final del lúgubre sendero… Muda de palabras… Pero libre de conejos.

Y después… ¿qué va a ser de ti, vieja Europa.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s