CAROL SOLÍS

 

Hay días muy tristes,

donde la luz de la aurora no falta,

donde la mañana parece oscura y cansada,

donde parece que nada ya tiene importancia.

 

Hay días tan sombreados,

donde respiras mucha pena,

donde hace falta tu abrazo y tu amor

que nos cobija con confort.

 

Hay días,

que a pesar de ser noches,

llevan en sí el llanto de la soledad que deja así tu paso.

 

En este día de dolor,

aunque parezca noche,

yo te envío a ti mi amor, mi abrazo solidario

y un rayo de esperanza para que sientas la luz, el sol, su amor.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s