VÍCTOR HERRERO

Ella giró la cabeza, esquivando la imagen que le devolvía el espejo. A la primera lágrima le sucedió una sonrisa, como si la una no supiera vivir sin la otra. Y sin pensarlo tomó la calculada dosis. Estaba contenta. Había ganado la batalla al destino, aunque aún jugara en un terreno confuso. El final se teñía de principio, convirtiendo la palabra eutanasia en una puerta que podía traer esperanza.

Un comentario sobre “Buscando esperanza

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s