Víctor Herrero

Fernando había vivido de cerca la victoria. Era la envidia de muchos, también un inconformista. A menudo revolvía su imaginación con futuros importantes, y encaraba su suerte buscando propósitos cada vez más alejados. Esa tarde salió hacia su nuevo objetivo, con una mochila llena de orgullo y valentía. Pero al ir a esa entrevista de trabajo… aquel maldito escalón, justo en el acceso a la oficina. Ya lo tenía todo pensado. Para la siguiente se fabricaría un saltaescalones en la silla de ruedas. ¡La próxima vez nada ni nadie podría pararle!

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s