ESRUZA

 

Te fuiste hace mucho tiempo,

pero igual te sigo extrañando.

Gracias por haber sido tan fuerte

para soportar los embates.

 

Fuiste una dama tierna y comprensiva

que diste todo por tus hijos.

Nos diste amor, valores, fuerza,

y yo pensaba que estarías siempre.

 

Creía que nunca te irías

que estarías siempre aquí, para mí,

y no supe aprovechar tu compañía

 

Amor me diste, mas allá de todo límite.

Me enseñaste a ser fuerte,

a tener coraje para seguir siempre adelante

y no condenaste mis faltas, porque

una madre no condena, comprende.

 

Yo no fui madre, fallé en el intento,

pero sé que me hubieras comprendido y protegido.

Quisiera estar contigo, porque cansada estoy

física y moralmente, te necesito como nunca.

 

Madre ¿A dónde te has ido?

Estarás en un lugar donde no hay penas

Dios te protege, pero me hacen falta

tus caricias, tu fuerza, compresión y tu ternura.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s