PENÉLOPE

Relatos eróticos basados en hechos reales

Mi marido era un hombre de éxito, con diferentes negocios que funcionaban por inercia. Era un hombre muy conocido por tener  muchas amantes, yo hacía como que no sabía nada, pero un día fui donde comía en un Restaurante, su secretaria fue mi cómplice.

Estaba comiendo con una niña, no debía tener más de veinticinco años. Cuando me vio, puso todo tipo de excusas, se hizo el simpático para no llamar la atención.

Me marché a casa y quedamos que cuando llegara hablaríamos, y así fue, estuvimos hablando y hablando cerca de dos horas y final me decía que faltaba sexo más profundo en su vida, por lo que buscaba otras cosas fuera de nuestra relación.

Le dije que estaba dispuesta hacer realidad sus sueños, quería que fuera feliz conmigo, que no quería perderlo. Llegamos a un acuerdo y me propuso tener sexo a tres, con otra mujer.

Acepté y Luis lo organizo todo. Quedamos en nuestra casa, con una amiga que tenía Luis de una noche de sexo. Yo estaba nerviosa porque no sabía cual iba a ser mi reacción, pero estaba dispuesta a llegar hasta el final.

Sonó el timbre de la puerta y Luis se apresuró a ir abrir, era una niña de 23 años, muy mona de cara y con un cuerpo 10.

Fuimos directos al dormitorio y nos desnudamos cada uno muy fríamente, nos mirábamos y yo miraba el cuerpo de la niña y pensaba que era perfecto, como podía competir con esa juventud, yo ya pasaba de los cuarenta.

Luis me dijo que nos tumbáramos en la cama, asentí sin soltar palabra esperando saber que iba a pasar, rápidamente la niña empezó a chupar la polla a Luis y con las manos le tocaba, los huevos, la polla….

Yo estaba como tonta y no sabía que hacer, cuando Luis estaba muy cachondo, se veía como goteaba su polla. La chica se puso encima de él, metiendosela  toda dentro de su coño, moviéndose como una loca, se movía sin para, disfrutando de la polla de mi marido.

Entonces Luis me cogió de la cabeza y me la acercó para que le chupara los pechos a la niña. Así lo hice. Ella disfrutaba, gemía cada vez más deprisa y yo no. Así estuvieron durante unos minutos, después la puso de rodillas sobre la cama  y él me ordenó que le chupara el culo y el coño a aquella chica.

Le dije que no, me negué y él me dio una bofetada, cogiéndome la cabeza y llevándome de nuevo a la vagina de ella, empecé a comerle el coño, mientras él la follaba por detrás.

Luis empujaba con fuerza y gemía, se unían los sonidos de excitación de los dos, yo seguía chupando el coño a la chica, notaba su liquido en mi boca y de pronto sentí como la niña explotaba en mi boca, salpicándome la cara.

Me aparte rápidamente y ella como si tuviera un guion estudiado y supiera cual era el siguiente acto, se tumbó en la cama y se abrió de piernas, todo lo que pudo. Luis me volvió a coger la cabeza y me obligó a ponerla entre medias de los muslos de la chica, yo empujaba la cabeza hacia atrás, diciéndole que no…

Entonces me volvió a abofetear la cara, me dio la vuelta  y no contento, me cogió de la cadera, me empujó la espalda apoyándome con las manos sobre la cama y la chica, me metió por el culo la polla, follandome con fuerza, como castigándome hasta que empezó a gemir y se corrió, echando todo su líquido dentro del culo. Menos mal que su polla no era grande y no me hizo daño.

Después sin lavarse la niña empezó a tocarle la polla hasta ponérsela dura de nuevo a Luis, él se la volvió a meter por el culo, mientras ella se tocaba el coño, estimulando su clítoris, gimieron a la par, ella diciéndole…

dame todo tu líquido, sigue, sigue, más…..

Él por su cara se notaba que estaba a punto de explotar y la chica dio un grito de haber terminado y unos empujones más y Luis explotó también, echándolo todo dentro del culo de ella.

Después los dos me cogieron la cabeza y la llevaron a la polla de él para que me la metiera en la boca, no pude negarme y nada más metérmela, vomite,  ellos empezaron a reírse y tuve un ataque ansiedad, mientras estaba en el suelo tumbada, creía que me moría del mal estar y ellos orinaron encima de mí.

Después de aquello, contraté un detective para conseguir pruebas y me diera el divorcio. Lo cierto es que no se negó y llegamos a un acuerdo.

penelope.estudios@hotmail.com

womanpenelope.wordpress.com

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s